Tras una corta carrera, la estrella fallecida por sobredosis en 2013 no dejó testamento alguno.

La madre argumenta que su ex esposo, Joe, los abandonó cuando Cory era un niño. El actor, conocido por su papel de Finn Hudson en en la serie Glee de Fox, falleció a los 31 años el 13 de julio de 2013 en la habitación de un hotel en Vancouver, debido a una sobredosis de alcohol y heroína.

De acuerdo al reconocido sitio de espectáculos TMZ, lo padres del artista se enfrentan judicialmente por el dinero de su hijo, que al momento de su muerte no tenía testamento. Su patrimonio alcanzaría los u$s 810 mil.
Ann McGregor, madre de Monteith, presentó un recurso ante la Corte de Justicia de Los Ángeles para pedir queJoe Monteith no tenga acceso al dinero que dejó Cory, puesto a que los abandonó cuando el actor era un niño.
McGregor asegura que su ex esposo no tuvo contacto con su hijo durante la mayor parte de su vida. En la demanda señala que éste retomó la relación cuando Cory tenía más de veinte. En todo ese tiempo no lo mantuvo económicamente por lo que ahora "no merece ni un centavo" de la fallecida estrella de TV.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia