Luego de que se diera a conocer la noticia de que en la casa donde vivía Thiago Quipildor, en barrio Palermo 2, habían quedado cuatro perros abandonados, familiares del matrimonio propietario de la vivienda (actualmente privados de su libertad) pudieron ingresar al inmueble.
Desde que los padres cuidadores de los hermanitos Quipildor quedaron detenidos, nadie había podido ingresar a la casa por orden judicial; con ese fin se dispuso la presencia de una guardia policial en el lugar. Lucía Pineda, vecina del matrimonio, fue quien se dio cuenta de la situación de los animales y se encargó de pasarles alimento y agua por sobre la medianera durante casi un mes. Superada por la situación, el último sábado la joven denunció el caso en las redes sociales. El domingo último -le contó Lucía a El Tribuno- la guardia policial permitió que familiares de los dueños de casa ingresaran al inmueble a atender a las cuatro mascotas.
Pineda contó que los parientes del matrimonio le manifestaron que no están en condiciones de llevarse a los cuatro perritos a vivir con ellos, por lo que la intención sería darlos en adopción. Dos ya estarían ubicados. Quedan dos a disposición de posibles interesados en brindarles un hogar, provisorio o definitivo, y una familia. En el llamado de auxilio que lanzó Pineda en Facebook señalaba: "Entiendo que la situación es complicada pero no se puede dejar en ese estado de abandono a los pobres animales, que no tienen culpa alguna". Lucía es el nexo para socorrer a las mascotas. Su celular es 154092172.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia