El festival "Salta, Alma y Vida del Folclore" dejó instalado su nombre en este suelo. La convocatoria popular, que cumplió su quinta edición, se instaló definitivamente en la capital salteña. El salteño lo aceptó y ya lo siente como suyo.
El público concurrió masivamente al Centro de Convenciones para participar de la reunión folclórica. No importó el frío... el calor humano fue suficiente para mitigar el clima. Los salteños abrazaron esta gran convocatoria de la música y el canto.
Mágica y contundente fue la velada. Cerca de 10 mil personas fueron testigos que en Salta se vive lo mejor del folclore.
"La provincia aceptó al festival y de ahora en adelante lo cuidará y lo mimará, ya lo dije anteriormente y ahora lo vuelvo a confirmar. Este ya es el gran festival de todos los salteños, sin ningún tipo de distinciones. Este suelo vuelve a contar con una convocatoria de lujo. También es fundamental la muy buena voluntad de nuestros artistas, que tendieron una mano para engrandecer este proyecto popular", comentó Alejandro Palacios, principal responsable del evento.
Peñeros tuvo la responsabilidad de abrir el espectáculo, , una apertura de lujo. Los Jayitas cada día escalan un peldaño más. Belleza y talento se resume en Marcela Ceballos. Una propuesta interesante se exhibió con Los Teuco y Vanessa Paz. ¡Qué "joda" armó Macúmbicos!
Paola Arias marcó terreno y dejó en claro que las mujeres también formarán parte de la historia de este festival. Gaby Morales arrancó los primeros suspiros de la platea femenina.
Guitarreros fue avasallante y eficaz, mientras Canto 4 fue tierra y tradición.
Un aprobado merecieron los ganadores del Pre Festival: César Cañavera, Mayra Domínguez y Kaymanta.
El Chaqueño Palavecino fue nuevamente el protagonista principal de la esta quinta edición. La "batería" de canciones se prolongó por más de una hora, con una concurrencia que despidió de pie al hombre del Chaco salteño.
Su nombre ya está instituido en la historia del festival. Su mensaje musical tuvo mucho que ver en el éxito de este evento folclórico, por eso es un orgullo recibirlo cada año", agregó Palacios.
El carnaval se instaló con el riojano Sergio Galleguillo, quien durante los últimos tiempos se convirtió en un asiduo animador de las convocatorias populares que se realizan en nuestra provincia.
Los Izkierdos de la Cueva no dejaron decaer el nivel del festival, mientras David Leiva cerró a puro baile. Ahora solo resta decir un "hasta luego" y que el éxito regrese en el 2016.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia