La pareja que más titulares ha provocado desde que se conocieron en el rodaje de "Señor y señora Smith" se divorcia oficialmente. Brad Pitt y Angelina Jolie terminan con su matrimonio cuando se cumplen dos años de su aniversario. La actriz ha pedido el divorcio de Brad a la corte de los Ángeles y, según se ha escrito, la razón oficial de su separación sería la diferencia de opiniones en la educación de sus seis hijos.
Tras la pantalla de humo y los titulares, comenzaron a circular ayer los rumores: que Brad abusa de ciertas sustancias (marihuana), que necesita terapia para su permanente mal humor y su supuesta relación con la actriz Marion Cotillard. Según el New York Post, Jolie habría tomado la decisión de divorciarse al descubrir un amorío de su marido con la estrella francesa. Juntos, Brad y Marion, acaban de rodar "Allied" en las Islas Canarias, y se ve que el sol, la calidez de la isla y la buena sintonía que existe entre ambos ha provocado la ira de Jolie, que habría contratado a un investigador privado para espiarlos durante el rodaje, donde descubrió el affaire de la pareja.
"Ella contrató un detective al sospechar que estaba teniendo un amorío con Marion en el rodaje, esa fue la gota que colmó el vaso", dijo una fuente cercana a Jolie al New York Post. Los rumores sobre la relación entre Pitt y Marion se dispararon en Londres, ciudad elegida por los actores para dar rienda suelta a sus amoríos. Jolie, que está harta de Brad Pitt, quiere dejar Hollywood y dedicarse a cuidar de sus hijos y su trabajo humanitario, mientras Brad está dedicado a su carrera como productor y actor. "Hay una diferencia fundamental entre Angelina y Brad, cada uno quiere una cosa diferente", dijo la misma fuente.
Adicciones secretas
La distancia entre ellos y las diferencias en cuanto a la forma de educar a sus hijos fue la "razón" difundida por Angelina para divorciarse de Brad. La actriz ha pedido la custodia de los seis hijos y tiene intención de ofrecerle a Pitt solo visitas semanales para ver a los niños. Jolie se niega a la custodia compartida, lo que, invariablemente, creará una guerra entre los dos.
Amigos de la pareja han asegurado que la actriz también está harta del consumo de cannabis y alcohol del actor y no quiere que esté cerca de los niños. Según su abogada, Laura Wasser, ella no quiere ningún tipo de beneficio económico y renunciará a sus derechos como esposa.
Por su parte, Brad rompió ayer el silencio y envió un comunicado a la revista People, en el que pidió respeto para su familia.
"Estoy muy triste por esto, pero lo que más importa ahora es el bienestar de nuestros hijos", aseguró Pitt en el texto que envió a la publicación estadounidense.
Brad Pitt y Marion Cotillard estuvieron en Gran Canaria y Fuerteventura para rodar "Allied", una historia de amor ambientada en la Segunda Guerra Mundial, dirigida por Robert Zemeckis. La historia de espías, romance y drama saltó de la ficción a la realidad de la misma manera que cuando Brad se separó de Jennifer Aniston para huir en brazos de Angelina Jolie. La historia parece repetirse en la vida de la pareja más famosa de Hollywood.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia