Los fotógrafos de la sesión, Mert Alas y Marcus Piggott, han subido a su cuenta de Instagram algunas de las imágenes del que será un reportaje especial de 12 páginas para Vanity Fair en Estados Unidos y Vogue en Italia y Francia.
En las primeras fotos publicadas se puede ver a una Madonna en blanco y negro con el pelo estudiadamente despeinado, ofreciendo un aspecto juvenil y desenfadado y una actitud, una vez más, sexual y desafiante.
“Es Versace, pero con un aire fresco y poderoso y con actitud”, definió la diseñadora Donatella Versace, y la campaña es coherente con la actitud de la reina del pop por seguir reivindicando el erotismo a cualquier edad, a pesar de las críticas que siempre le acompañan por ello.
Esta sesión de fotos supone una nueva colaboración entre la firma italiana y la cantante de “Like a Prayer”, quien da el relevo a Lady Gaga como imagen de la marca.
El primer encuentro oficial, con Gianni Versace todavía vivo, sucedió en 1995 y presentaba a una Madonna etérea compartiendo juegos de mesa con un perro, fotografiada por Steven Meisel.
Una década después, la artista se volvió a reinventar a sí misma como barroca secretaria en una mesa de oficina, en una sesión realizada por Mario Testino.
Madonna, que publicará en 2015 su nuevo álbum de estudio, con producción de Diplo y colaboraciones de Alicia Keys y Nicki Minaj, activó ya su campaña de visibilidad mediática con diferentes sesiones de provocativas fotos, así como no tan premeditadas filtraciones de algunas de las presuntas canciones inéditas, como “Rebel Heart” o “Wash all over me”.
Más allá de su vigencia como referente musical, su innegable olfato para los negocios volvió a colocarla en lo alto de la lista de artistas más ricas del mundo, con 800 millones de dólares de patrimonio acumulado según Wealth-X.
Además de Versace, Madonna ha sido imagen para Luis Vuitton, GAP, Max Factor o, por supuesto, su tándem más duradero en el mundo de la moda: Jean Paul Gaultier, diseñador de sus legendarios conos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora