¿Que cómo sigue la historia de Manchas? Desde que lo operaron, su patita quebrada pasó de ser una soga sin vida a ser una extremidad propia de algún personaje de Robotech. A decir verdad, el tutor de metal de Manchas es un poco más tosco y carece de los mecanismos robóticos de los extraterrestres de la serie, pero cumple su función a las mil maravillas, porque ya le permite asentar la patita. Manchas fue operado el 21 de julio por el doctor Ignacio Toby, en Cemvet. Había aparecido unos días antes en el predio de diario El Tribuno con la patita delantera quebrada. Fue rescatado y atendido. Su foto se publicó con la esperanza de que aparecieran sus dueños, pero eso no ocurrió. Hoy progresa a pasos agigantados en un hogar de tránsito. Manchas se está poniendo fuerte y pintudo para que una nueva familia se enamore de él y le dé la posibilidad de reiniciar su vida, que hasta hoy venía bastante baqueteada. ¿Señas personales? Es mestizo, porte mediano, pelaje blanco con manchas, no es de mezquinar besos, le gusta perseguir palomas y viajar en el asiento delantero del auto (atrás se rebota mucho, diría si hablara). Manchas es, además, un gran maestro. A quienes estamos provisoriamente a cargo de él nos ha enseñado una lección: Todo lo que conviene, sucede. La palabra "casualidad" es sólo una excusa cómoda que nos exonera de responsabilidad y nos ayuda a lavarnos las manos. Entendimos que cuando él apareció herido en nuestro lugar de trabajo debíamos hacernos cargo de ese encuentro. Ahora le pasamos la posta al alma generosa de algún lector capaz de entender que el hecho de estar hoy aquí, leyendo esta nota, tampoco es casualidad. Un lector macanudo capaz de ayudar a Manchas a dar el gran salto: pasar de ser el perrito de nadie a ser "tu" compañero ideal. Contacto: 155114342.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia