Su acento tiene la musicalidad inconfundible de una de las regiones más paradisíacas del mundo: el Caribe.

Y, a pesar de que sabe que siempre "el cubano", como lo llaman acá muchas veces, eligió Argentina, y en especial Salta, como su segunda patria.
Alexander Guerra tiene 40 años y es el creador de las esculturas del entrañable Juan Pablo II y del "Cuchi" Leguizamón, ubicadas en las esquinas de calles España y Mitre, y Caseros y Buenos Aires respectivamente.

Ahora tiene entre sus manos la tarea de moldear la figura del legendario folclorista jujeño Jorge Cafrune.
Es que la belleza de las estatuas, realizadas en tamaño natural, trascendieron los límites de Salta.
Tal es así que autoridades del departamento El Carmen, en la vecina provincia de Jujuy, quedaron maravilladas con las obras y decidieron encargarle al artista una estatua similar para inmortalizar a Cafrune, su hijo más famoso.

La estatua estará emplazada en la plaza principal de la localidad y será policromática, de tamaño natural.
El acto de inauguración de la obra está previsto para los primeros días del mes de septiembre.
La iniciativa fue gestionada el año pasado por autoridades jujeñas, que se contactaron con Guerra.
"Realicé un gran trabajo de investigación sobre la vida de Jorge Cafrune. La idea es que la estatua esté emplazada en un lugar público y sea referencia de la cultura en Jujuy", contó a El Tribuno el artista.

Un artista visual
Alex tiene su taller en su casa. También se desempeña como docente en la Escuela de Arte Tomás Cabrera.

"Siempre me gustó la plástica como una forma de comunicarse con el otro. Oriento a mis alumnos por ese camino y para que vean el valor que las imágenes tienen en la sociedad actual en tanto lenguaje", afirma.
Guerra se define, antes que nada, como un artista visual. Se mueve con facilidad en las distintas ramas, como el dibujo y la pintura. Pero, sin duda, los salteños lo reconocemos por su destacado trabajo escultórico.

"Es muy difícil encontrar un artista que se dedique a una sola rama. El arte se nutre de diferentes herramientas. Centro mi trabajo en el concepto, en la idea y después busco la técnica, es decir, el lugar desde el cual quiero hablar. Cada idea necesita su especificidad, que tiene que ver con el cómo. Por ejemplo, obras con fuerte contenido político, como aquellas basadas en la crisis argentina de 2001, la fotografía es la herramienta ideal, ya que la realidad era tan fuerte que debía ser vehiculizada a través de la foto y el video".

Amor a segunda vista
Hace 40 años Alexander Guerra nació en la mítica ciudad de La Habana.
Hace una década visitó Salta para participar de un encuentro internacional de escultores y fue en esa oportunidad en la que conoció a su actual esposa, con quien tiene actualmente dos hijos.
Es su familia salteña, dice, mientras cuenta que sus padres y hermanos viven en su Cuba natal, a la que vuelve cada tanto para no extrañar demasiado.

"Salta es un hermoso lugar para vivir y para formar una familia. Es una ciudad apacible, tranquila y la gente es muy cordial. Me recibieron muy bien. no me puedo quejar, aunque también extraño mucho mi tierra", señala con tono nostálgico.

Alex viaja periódicamente a Cuba, para participar de diversos encuentros y bienales, de paso aprovecha para visitar a su familia. Actualmente, pertenece a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.
"Estudié en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Allá el sistema de educación es muy completo, sobre todo en lo referente al arte. Los alumnos se especializan desde chicos en arte, música y danza", afirma Alex, quien de alguna manera instauró la veta artística en el seno de su "familia cubana".
Cuenta que su padre, mecánico industrial, y su mamá, contadora, jamás vieron con malos ojos que se dedicara al arte. Tampoco se preocuparon por su futuro económico, todo lo contrario.

"En Cuba el arte tiene un gran prestigio y los artistas tienen un buen pasar. Acá, en cambio, te preguntan de qué vives y cómo te mantienes. No se produce una cosa escandalosa cuando alguien quiere ser artista, como sí ocurre en otros lugares", finaliza este artista que encontró parte de su corazón en Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora