"No bajé 20 kilos de un día para el otro, fue paulatino, cambié hábitos de vida, empecé a moverme más, salgo a caminar todos los días, o día de por medio, voy al nutricionista y me hice todos los chequeos", le contó Mar Tarrés, luego de compartir en la cuenta de Facebook de Minas Jodidas una foto de su "antes y después".

"Lo importante es que el nutricionista que me da una dieta especial para mí. Por mis horarios y ritmo de vida, eso es fundamental. Al ser artista y trabajar de noche tenés horarios distintos y tenés que adaptar tu vida a algo distinto. Es cuestión de cambiar hábitos, ir al médico, hacerte estudios, ver cómo estas de la tiroides, el colesterol, de todo. No hago una dieta mágica, no hay nada mágico. Es voluntad, es renegar. Hay días que querés tirar todo a la mier... y después volvés", se sinceró.

Embed


"Hago una dieta que tiene que ver como mi vida, que está adaptada. Si me quiero salir me salgo, pero después vuelvo. Algo normal. Yo fui la gorda que probé todas las dietas milagrosas, estrictas, las que te dejan esquizofrénica del hambre y no elijo de nuevo eso para mi vida. No elijo nada tan estricto, elijo algo adaptado. No hay nada mágico, la única salida es ir al médico, al nutricionista y al psicólogo".

Ataja las críticas

Pese a estar determinada a lograr un peso más saludable, Mar Tarrés detalló que este cambio, de ninguna manera, afecta su campaña. "Yo lucho por intentar hacer que se respeten los talles reales. No es que ahora quiero ser flaca y olvidarme de todo lo que hice, quiero tener un cuerpo saludable, siempre dije eso, pero hay gente que confunde mis conceptos y dice que fomento la obesidad", agregó.

"Yo fomento el respeto por la diversidad de cuerpos, fomento la inclusión, no fomento la obesidad. Tener sobrepeso no es bueno, pero mi idea es que no sea mal visto socialmente. Una cosa es el problema de salud y otra cosa es el problema social, la discriminación", remarcó.

Fuente: Lavoz.com.ar



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora