"De acá a un tiempo que una gorda gane un certamen no va a ser noticia", dice Mar Tarrés al inicio de una entrevista con El Tribuno. El lunes a la noche la salteña obtuvo el premio "La Chica del Verano", el concurso organizado por La Voz del Interior con las principales figuras de la temporada de Carlos Paz. "Siento que este premio marca un antes y un después y ayuda a muchas mujeres con autoestima baja. Siento que antes ni yo, ni mucha gente que estaba cerca creía en mí, eso cambió", agregó luego.

Mar es de Tartagal. A los 17 años se fue a estudiar a economía a Córdoba y terminó descubriendo que lo suyo era el teatro, el stand up y el humor. Con su show "Minas jodidas" se ríe de sí misma, de su sobrepeso y, de alguna manera, hace catarsis. Así describe su trabajo durante la entrevista con este medio. "Las mujeres que van a ver mi espectáculo salen con una actitud canchera y llevándose el mundo por delante. Eso es lo que quiero: que lo que hago sirva para otras mujeres", dijo Mar.

Mar dice que no esperaba este premio y siente que la noche del lunes ganó la inclusión. "También quiero decir que no estoy de acuerdo con los que dicen que hay que aceptarse a uno mismo, que nos tenemos que querer como somos. Pienso que es muy difícil estar en armonía con el propio cuerpo cuando el exterior es tan difícil: vas a un negocio de ropa y no encontrás talle, llegás a la puerta de un boliche y no te dejan entrar por gorda, o cuando un niño le dice gorda en la escuela a una nena. Nosotras, las gordas, si nos queremos, son los otros los que no nos quieren", desarrolló. "Este premio es para todas las mujeres que se sienten identificadas conmigo", dijo.

En los últimos días de la competencia, Mar Tarrés se sintió dolida por las agresiones y las burlas en relación a su aspecto físico, por eso había decidido no participar de las campañas de promoción del certamen. A pesar del difícil momento, la humorista siguió adelante con el concurso y con su show de stand up "Minas jodidas".

Hace más de diez años que partió hacia esa provincia y los cordobeses la adoptaron hasta tal punto que ayer la votaron como la chica más linda de las carteleras, superando ampliamente en votos a figuras como Magui Bravi, Ailén Bechara y Candelaria Ruggeri. "Gané por la gente. No hubiese pasado eso si quienes elegían eran personas del espectáculo", opinó.

Para Mar, ser La Chica del Verano en Córdoba significa, también, la reivindicación y la revalorización del cuerpo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia