El boxeador, en ojo de la tormenta tras entredichos mediáticos poco felices, fue entrevistado en el programa La boca del lobo, ciclo de La Once Diez. Con humor, se rió de sí mismo y dijo estar viejo, luego de un "ay" que desconcertó a la entrevistadora.

Acerca de "A veces me dicen Maravilla", el stand up que protagoniza en Córboba, explicó: "Es algo que me gusta desde hace muchos años, escribí la historia de mi vida. Si bien es un hobbie, quiero aprender".

Sobre las supuestas ironías que habría planteado la mayor de las Calabró sobre la sexualidad del excampeón mundial (declaraciones que la actriz desmintió, aunque en un chat que leyeron en Intrusos, dijo: "A Maravilla lo que le pasa es que está buscando un hombre de su generación"), Martínez fue directo al punto: "Debe estar acostumbrada a que los chicos le digan que sí, y cuando aparece uno que no le dice sí de entrada, puede ser que no le haya gustado", afirmó.

"Le mandé flores como diciendo 'mirá, flaca está todo bien, que haya buena buena onda, no pasa nada'", dijo Maravilla sobre la forma que eligió para disculparse con la comediante. "Pero bueno... démosle la razón. Está bien, Iliana. No pasa nada. Aparte sólo dije 'Iliana está vieja'. Disculpame, Iliana, ya está. ¿No te sirve? Bueno, no me voy a sodomizar por eso. Pero de ahí a generar una polémica que dure todo un verano...", expresó.

Acerca del beso que despertó tantos comentarios, Maravilla fue concluyente: "El beso me lo dio ella. Ustedes vieron la imagen", dijo, insistiendo en que fue la hija de Juan Carlos Calabró quien intentó avanzar.

"No necesito otra prensa, quiero seguir trabajando", explicó y agregó: "Hablemos de cosas coherentes, pasan demasiadas cosas en el mundo como para prestarle atención a un boludo que dice esta chica está vieja. Yo no me quiero enganchar, yo estoy tranquilo" concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia