La familia siempre fue su gran refugio. Por eso, no es de extrañar que tras separarse de Guillermina Valdes , Marcelo Tinelli (54) se apoye en sus afectos más que nunca. Si bien veinte días atrás, cuando salió a la luz la inesperada noticia, el mejor conductor de la televisión tomaba un vuelo a Europa para ver fútbol y así se alejaba del revuelo mediático, ya de regreso no se oculta ni evita los flashes.

El fin de semana, por ejemplo, llevó a sus hijas Micaela, Candelaria y Juana al teatro a ver a su amiga Susana Giménez en Piel de Judas. Muy simpático con los fans que lo saludaban a la entrada del Lola Membrives, les dedicó su mejor sonrisa. De la salida también formaron parte el novio de Cande, Ignacio Lecouna, su primo el "Tirri" (que lo acompañó en su trip deportivo y con quien, no bien aterrizaron, el viernes 19, fue a ver básquet) y la novia de él, Mimí.

Al día siguiente, decidió aprovechar el calorcito del otoño y almorzó con sus herederas en uno de sus restaurantes preferidos de Costanera. Durante la sobremesa, ultimó los detalles del festejo que organizó por su cumple, el miércoles 1, con sus amigos en Punta del Este y brindaron por su vuelta, en los próximos días, a la pantalla chica.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora