La primera edición de MasterChef Junior en la Argentina ya tiene ganadora: María Sassola, la niña de 13 años que -programa a programa- demostró sus innegables habilidades y amor por la cocina.

Siempre sonriente y con ganas de aprender, María fue sorteando cada obstáculo y, sin imaginarlo, terminó siendo la elegida de los jurados: Christophe Krywonis, Donato De Santis y Germán Martitegui. Aunque la elección no fue sencilla, porque a su lado estuvo Lucas (11), uno de los niños más carismáticos y talentosos del reality.

A temprana edad, María descubrió su gusto por la gastronomía, pero el hallazgo no lo hizo sola, sino de la mano de su abuela: "El triunfo se lo dedico a mi nona, porque ella me enseñó a cocinar. ¡Y cocina re bien! El trofeo lo tengo en mi cuarto, pero es para ella", le dijo María a Ciudad.com, en una charla en la que repasó las emociones vividas y su nuevo presente con una inesperada popularidad ¡y más amigos!

"Con Lucas nos llevamos siempre re bien. Los dos pensamos que estuvo re parejo y que gané por una mínima diferencia. Entre nosotros nunca hubo rivalidad. El que ganara iba a estar bien. Fuimos a disfrutar... A él en la final se lo vio mal, triste, pero uno tenía que ganar".

"Christophe era mi jurado favorito porque nos cuidaba, nos hablaba. Es un dulce. Con él me llevaba mejor y es con el que más charlaba. Pero los tres jurados nos trataban re bien".

"A mi mamá no le gusta para nada cocinar, pero lo hace muy bien. Sin dudas, que a mí me guste cocinar es gracias a mi nona".



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora