Ayer, Bossi se defendió públicamente minimizando la situación, no dijo nada de todo esto sobre el escenario. Hizo la función con energía y, al final, mientras el público aplaudía muy fuerte, buscó con la mirada a Romina Ricci , que estaba en un palco con tres amigos. "Romi, ¿dónde estás?", dijo. Como ella estaba distraída, él insistió: "¡Ricci!" La chica levantó la mano sonriente y él le gritó: "¡Te amo!" A lo que ella respondió inmediatamente: "¡Te amo!" Después, se encontraron en el camarín y no dejaron de abrazarse.

Sobre la vereda de la calle Corrientes todavía quedaban algunos volantes, pisoteados. Una pequeña multitud esperaba a Martín Bossi, cámara en mano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia