Violetta, la estrella latina de Disney, se despide después de tres temporadas televisivas con el filme "Tini, el gran cambio de Violetta", con el que la actriz que le da vida, Martina Stoessel, cierra una etapa para comenzar un viaje que, admite, se asemeja al que hizo Miley Cirus con Hannah Montana.
"La película es una forma de finalizar esta etapa y comenzar algo nuevo: mi carrera musical", asegura la argentina Martina "Tini" Stoessel en una entrevista con Efe.

Stoessel ha sido un auténtico fenómeno adolescente de masas con "Violetta", de Disney Channel, que desde América Latina ha llegado a decenas de países del mundo y cuenta con millones de seguidores.
Para Tini, el diminutivo familiar con el que empieza su nuevo camino asegura que hacer esta película con sus compañeros de la serie fue un "desafío".

En el cine, dice, los planos no le permiten gesticular "tanto" como acostumbra aunque, eso sí, considera que el ritmo de trabajo es más "tranquilo", ya que en televisión hacían "hasta 17 escenas por día" para completar los 80 capítulos de cada temporada.

"Tini, el gran cambio de Violetta" retoma la vida del personaje encarnado por la actriz argentina que, de vuelta de una gira musical, decide abandonar la música por problemas personales.
Para alejarse del mundo, Violetta deja atrás a sus amigos de siempre y viaja hasta un pequeño pueblo de Italia, donde cambia su vida para siempre al encontrar su verdadera personalidad, esa en la que ella es "sencillamente Tini".

La artista ya ha puesto las bases para que esa ficción se convierta en una realidad, porque mañana se publica su primer álbum en solitario, "Tini".

Admite que se ve "reflejada" en la cantante Miley Cirus, que también empezó muy joven siendo una estrella televisiva para Disney con "Hannah Montana", aunque no se siente identificada con la estadounidense porque considera que sus caminos y su imagen pública "son diferentes".

"Violetta es un fenómeno que va a quedar para toda la vida, y mucha gente me va a ver siempre así. A mí me hace feliz haberlo vivido, pero no podía imaginarme así hasta los 50 años. Todo llega a un fin", remata la joven actriz para finalizar.

En la película, que se estrena el 4 de mayo en Argentina, le han acompañado compañeros de reparto de la serie como la también argentina Mercedes Lambre (Ludmila) y el mexicano Jorge Blanco (León), entre otros.
Tras cinco años trabajando y "madurando" juntos, Lambre admite que este será un "cierre de ciclo natural" que le genera "melancolía", porque, además, han hecho varias giras musicales recorriendo el mundo.
Blanco asegura que fue "impactante" acabar de rodar la última escena de la película, que dirige Juan Pablo Buscarini -premio Goya del cine español al mejor largometraje de animación en 2007 por "El ratón Pérez"-, y darse cuenta de que "todo había acabado", pero considera la experiencia como "un regalo" que le deja "amigos y memorias" que se llevará consigo.

Aunque el actor mexicano también recuerda el "mal trago" que tuvo que pasar para manejar al caballo que monta en la película porque "se volvía loco" y hasta el entrenador profesional que tenían "lo trataba como si fuera un dragón", rememora entre risas.

Del rodaje destacan el "buen ambiente", en el que Blanco era "el bromista principal" y, en una ocasión, llegó a dar "un susto de muerte" a su compañera de reparto al esperarla un día en su habitación cubierto con una gran capa negra e iluminado solo con una vela.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora