En el videoclip "Contigo me iré", de Matías Castro (37), se nos abre una ventana dentro de otra ventana, una historia dentro de otra historia.
Un adolescente, en elegante traje, baila con su madre en una fiesta de egresados. Un niño, con su guitarra y sobre un escenario, es felicitado por la anfitriona de algún festival. El hombre que pasa página por estos recuerdos fotográficos en sepia es Matías. El mismo que arma una valija con unas mudas de ropa y sale detrás de un amor que se le va lejos. Fuera de la ficción, Matías ha armado ese equipaje muchas veces, pero siempre vuelve a Salta.
Mañana, a las 21.30, presentará en El Teatrino (Alvear y Aniceto Latorre) su último disco "Me verás llegar".
"Tocar en Salta para mí es una bendición. Cada vez que vuelvo de estar viviendo lejos o de tocar en otra ciudad siempre me da energías para continuar en el camino de la música", le cuenta a El Tribuno, a horas de su show. Durante esta cuenta regresiva reflexiona acerca del camino que los cantautores jóvenes transitan son ingente esfuerzo. "Realmente hay que amar lo que uno hace. En las noches, antes de dormir, me pongo a pensar en qué pasos seguiré, en cuál será el tema que abordaré en mi próxima canción, en qué instrumento debería integrar más adelante a la banda", comenta. Añade que como artista independiente se involucró de lleno en este proyecto, desde la composición de las canciones hasta la elección del repertorio y los arreglos musicales y corales. Además lo produjo y financió. Consultado acerca de en qué forma se predispone a escuchar los susurros de las musas y con qué frecuencia lo visitan expresa: "No soy un autor como Yuyo Montes (que produjo uno de sus discos, "Angelluz"). En noches y noches de compartir las guitarras, escuchándolo hacer canciones y en plena temporada no podía creer que él llevaba el ritmo de una canción por día... En mi caso se da la conjunción de muchas cosas. Primero viene la melodía, que va surgiendo de mi guitarra, y cuando todos los planetas se alinearon llega la letra, con una buena historia que contar".
Matías suele narrar lindas historias. Logra en el público la empatía de aquellos que no entrenan la capacidad de identificarse con alguien ni la de compartir sus sentimientos porque les surgen solas. Justamente en 2008 por la canción "Contigo me iré" recibió el primer premio en balada en el concurso "Por una Argentina que cante", otorgado por la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic). Y a pesar de que ha vivido de viaje por el mundo como cuando en 2004 fue seleccionado para el Festival Internacional de la Canción de Benidorm (España) y recorrió ese país junto a la Orquesta Internacional, en sus canciones también vuelve a Salta. "Me gusta cantarles a los lazos entre las personas como en 'Soy tu niño', dedicada a Mirta, mi madre; o 'Ella', para mi hermana María Delicia. Llega el momento, me acerco y a modo de sorpresa les digo: 'Escuchá, esto es para vos. Se nota que entienden y aprecian lo que uno quiso decir y sienten la emoción de haber sido mis musas", expresa.
Diego Salva y Alicia Páez, en el bajo; Sofía Liendro, en guitarra; Ana Sol Peiró, en batería; David Salva, en teclados; y Noelia Martínez y Sofía Palacios, en coros lo acompañarán mañana en la interpretación de las doce canciones de su nuevo CD. También subirán al escenario de El Teatrino músicos invitados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia