Dice Matías Ellero que sus tres primeros meses en Londres pasaron volando. El artista salteño -arquitecto de profesión- aterrizó en la capital británica a poco de desmontar sus obras de la exposición colectiva "Grandes artistas, pequeños formatos" que se presentó en el Centro Cultural América. Y como el arte parece ser un flujo constante en su vida, por estos días se encuentra planificando ya su debut como expositor en Londres. El próximo 10 de julio, las obras del salteño formarán parte de "Monstruo and what gives you joy", muestra organizada por el comprovinciano José María Martinelli en una sala del barrio de Peckham, situado en el sudeste londinense.

Se trata de una exposición colectiva que reunirá pinturas, esculturas, videos y música en vivo de Ellero y otros artistas latinos como Andreina Sambucetti, Juan Herrera, Miguel Rossi, Diego Vidal, Silvio Diego, Irma Pellegrini y Leandro Arévalo.

Ellero presentará trabajos de su serie "Tomografía de una obra", que tienen su génesis en una presencia que le resultó inspiradora desde siempre: "Cuando terminé mi carrera de arquitectura conocí al arquitecto Eduardo Larrán, que era amigo de mi abuelo Aldo Ellero, empresario de la construcción. En el 2012 fallecieron los dos viejitos. Luego, en 2013 comencé a trabajar a partir de fotografías del Monoblock Salta en proceso y también terminado. Imágenes que el mismísimo Larrán había ido capturando en las diferentes etapas de la construcción. Estos hechos me permitieron vislumbrar la posibilidad de narrar con imágenes el proceso de una de las obras de este gran constructor", le contó Ellero a El Tribuno desde Londres.

El joven artista obtuvo el año pasado una mención en Especialidad Pintura y el Primer Premio en Especialidad Escultura en el Salón Provincial de Artes Visuales.

De la mano de esta idea surgió el concepto de tomografía para simbolizar -y materializar desde el arte- "la idea" en el momento preciso en que ésta se gestaba en la cabeza de Larrán. Ellero creó una serie basada en un juego de introspección, "como si en el cerebro del gran arquitecto hubiese existido un dispositivo que posibilitase grabar sus visiones -explicó-, previas a la materialización de la obra. Todo esto, como acercamiento a la dimensión conceptual de la cosa, de todo aquello que el ojo humano no puede percibir, transcendiendo el hecho físico y la descripción anecdótica".

"Como todo relato, éste también finaliza con 'la muerte de la palabra', para que la palabra no termine matando a la cosa, al edificio mismo, protagonista de esta historia. Finalmente se invita a la contemplación en su estado más puro, la obra vivida en la calle, para verla de nuevo y para reivindicar lo cotidiano, como evidencia de una historia que sigue viva en las construcciones que Eduardo nos dejó, y a las que me permito llamar 'el nuevo patrimonio'", concluyó el artista.

Las obras de Matías Ellero son ventanas entreabiertas. Para atisbar lo que hay detrás hay que correr varias cortinas. Y allá, en el fondo, siempre asoma la ráfaga de un recuerdo. En este caso, la serie "Tomografía de una obra" son pinturas que resignifican fotografías tomadas por el arquitecto Larrán durante la construcción del Monoblock Salta. Y en ese acto de devolverlas al presente, Ellero homenajea a su maestro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia