Matías Saluzzi ha nacido en medio de sonidos y armonías. Sin embargo, por primera vez presentó en el Café del Tiempo su primera agrupación -el Matías Saluzzi Trío-, junto a Walter Guzmán en guitarra y Chinato Torres en batería, por supuesto en viaje jazzero de primera calidad. Es hijo de Félix y sobrino de Dino. Con ellos forma parte de la Saluzzi Family, agrupación de culto del jazz mundial, que gira al menos la mitad del año por los grandes festivales mundiales, por lo que Matías compartió escenario con figuras de la música mundial como Al Dimeola y Stanley Clarck.

"Con la música estuve desde siempre, desde que tengo recuerdos. Estudié desde los 7 años, con mi viejo que era profesor en la Escuela Superior y me ayudaba con solfeo y esas cosas de la música. En ese tiempo yo estudiaba clarinete pero un día, cuando tenía unos 13 años, faltaba un bajista en la banda de mi viejo y ahí comencé a acercarme al instrumento. Recibí guía, pero esencialmente soy un bajista autodidacta. Después estudié con César Franov, Javier Malosetti. Y me decidí a quedarme con el bajo", cuenta Matías.

De perfil bajo y aunque suene cacofónico, el bajo, para Matías, es fundamental en una banda. "Es el que le pone sal y pimienta a la tocada. O el que da el énfasis exacto a una banda. Pasa en géneros como el folclore. O en la misma vida diaria. Si no, no tiene swing. ¿Qué es eso? No tener onda, no tener feeling. El bajo lleva un trabajo muy serio en una banda, que si no tiene un bajista con swing, no pasa nada. Ahora, cuando lo tiene, ¡es otra dimensión!", dice Matías.

El músico recuerda la responsabilidad de tocar ante artistas como Clarke en las giras con la Saluzzi Family. "Pero tocar en familia es una sensación indescriptible, una felicidad total. A veces me parece un sueño. A mi tío Dino y a mi viejo, Cuchara, les debo todo. Sin ellos no sería lo que soy. Pero aunque siempre tocamos, disfruto cada nota cuando estamos juntos. Y agradezco a Dios porque lo ligué de nacimiento. Y de mi abuelo, Cayetano, aprendimos que el secreto de toda la armonía es familia, amor y fraternidad", dice Matías.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora