No fue una noche más en Gran Hermano, porque desde que comenzó, fue la primera vez que hubo récord de nominados -con seis participantes en placa- y además, la primera vez que salieron dos y se abrió la votación para que entre alguien nuevo.

El programa fue por partes: Valeria fue la primera nominada en enterarse que seguía en juego, y luego le siguieron Mariano y Eloy. Así las cosas, Solano, Matías y Brian continuaron en carrera para ser eliminados, hasta que, con mucho suspenso, Jorge Rial anunció que Matías y Solano debían abandonar la casa: habían perdido contra Brian, el personaje más fuerte adentro y fuera de la casa.

Como esta vez salieron dos, Gran Hermano decidió que entrara un nuevo concursante por votación del público. Una de ellas es Camila, la segunda eliminada del reality. Pero hay otras opciones.

A Camila se le suman dos chicas que habían hecho el casting, pero quedaron afuera. Una de ellas es Belén, una joven cordobesa que usa una prótesis en uno de sus brazos porque no desarrolló la mano.

'Mi principal objetivo es mostrarme como soy, uso una prótesis por estética. Yo nací con una discapacidad, cuando yo era bebé no pude mover las dos manos y en esta no pude desarrollar bien los dedos', contó sobre esta característica que la diferencia del resto de los participantes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia