El "Primer Abril Cultural Salteño" se realizó en 1977. En esa época tan oscura para la Argentina como fue la dictadura y con el acallamiento de diversas voces, incluso en lo que a manifestaciones culturales se refería, desde Pro Cultura Salta se quiso crear una voz propia ya que se buscó con ahínco reactivar la vida cultural en la Provincia con la convocatoria y participación de relevantes exponentes de diversas disciplinas del arte y la cultura.

Entre las manifestaciones previstas figuraron actividades culturales integradas por conferencias, cursillos, seminarios o mesas redondas sobre temas referidos a la música (con la presentación de conjuntos musicales y solistas), el teatro, la literatura, la fotografía, el cine, audiovisuales, las artes plásticas (pintura, escultura, grabado, dibujo), muestras de carácter histórico y arqueológico, concursos literarios y poéticos; muestras de artesanías, todo dentro del más alto nivel y jerarquía.

Se llevaron a cabo conferencias de Syria Poletti, Beatriz Guido y Ulises Petit de Murat sobre las letras hispanoamericanas, argentinas y regionales, y un curso sobre Miguel de Unamuno por la especialista Lila Perrén de Velasco; se llevó a cabo el Primer Encuentro de Poetas del Noroeste Argentino. Se dictó una conferencia sobre medios de comunicación y cultura a cargo de la profesora María Susana Ruggiero.

La parte musical contó con la Camerata Bariloche, el pianista norteamericano István Nadas (antes de su presentación en Buenos Aires y con el estreno absoluto de la Toccata, de William Brandt), y con el pianista argentino de fama internacional Mario Magliani. La presentación de la Orquesta Sinfónica de Tucumán bajo la dirección de Armando Krieger, y el percusionista Antonio Yepes. Conciertos de la Orquesta de Cámara de la Universidad de Chile Sede Antofagasta (que se presentó también en Rosario de la Frontera en el marco del Primer Abril Cultural Salteño). Otros eventos musicales fueron la Porteña Jazz Band y el conjunto de Charly García con La máquina de hacer pájaros, en tanto una sesión de tango se dedicó a Carlos Gardel con comentarios, documentales y canciones filmadas. Un caleidoscopio teatral resultó de los variados textos (en mayoría argentinos) recitados por la excelente actriz Tina Helba en "Cuando el teatro es mujer".

Otros valiosos aportes de la vecina Tucumán fueron su Ballet de Cámara y un conjunto de teatro para niños que recorrió los barrios de la ciudad. En cine, hubo dos ciclos: el del período mudo, cedido por la Cinemateca Argentina, con films de David Griffith, Fred Niblo, John Ford y Eric von Stroheim (nada menos que la legendaria Viuda Alegre, de 1925) y el del cine maldito, con preestrenos de Ingmar Bergman, Werner Herzog e Igor Talankin, además de un diálogo público con Leopoldo Torre Nilsson sobre su carrera y la consiguiente retrospección de "La mano en la trampa".

También se realizó el cursillo de Introducción a la arqueología, por el museo local respectivo; la exposición sobre Tejidos y platería de Isluga, por la Universidad del Norte de Chile; el Salón de Artistas Plásticos con obras de pintores, grabadores, escultores y dibujantes premiados por la Dirección de Cultura de la Provincia, y un concurso y posterior muestra de fotografía local. Con anterioridad a la actuación final de los mimos Lerchundi y Escobar, Juan Andrés Sala y Horacio Rogner presentaron sendos audiovisuales sobre Manuel de Falla y Enrico Caruso, vistos en el Teatro Colón.

Los afiches y programas exhibieron un delicado motivo alusivo del grabador salteño Osvaldo Juane, que ha realizado exposiciones en Buenos Aires. Las palabras inaugurales fueron pronunciadas por el invitado especial, el poeta Raúl Aráoz Anzoátegui. La comisión directiva de Pro Cultura Salta estaba integrada en ese entonces por Ricardo Castro como presidente; Ramiro Peñalva, vicepresidente; Esdrás L. Gianella, secretario; Fernando D. Magadán, tesorero y Benito Crivelli, José Mario Carrer y María Fanny Rodriguez, como vocales.

Cabe destacar que la concreción del Primer Abril Cultural Salteño fue el resultado del esfuerzo mancomunado de todas las instituciones y empresas del medio, así como de colaboradores y voluntarios que desinteresadamente donaron recursos y fundamentalmente destinaron lo más valioso: su tiempo, debiéndose también destacar a los salteños en general que le dieron una gran acogida a esta iniciativa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia