Sebastián Lasquera cumple cinco años con la música y lo festejará hoy, a las 23, en Amnesia (Balcarce y Necochea) entonando las diez canciones de su flamante CD "Mi sueño en tus manos", grabado en vivo en El Teatrino. Este, su tercer trabajo discográfico, contiene seis temas de su autoría expresados en ritmos latinoamericanos. Entre ellos se destacan sayas con un estilo pop folk. "Son ritmos alegres que conjugo con la intención de dejar mensajes esperanzadores y de felicidad", definió Sebastián en su visita al diario El Tribuno. La de hoy será otra actuación para celebrar la recepción que le dio el público como intérprete que hace vivir una comunión esperanzadora. Sebastián es un atleta que hace cinco años se volcó hacia su vocación por la música. En 2003 fue campeón sudamericano en la sub-23 de 400 metros con vallas y aún retiene la segunda mejor marca argentina de esa categoría.
"Tras haber vivido momentos magníficos representando a Argentina, digo que el lugar donde más vivo me siento es un escenario", expresó. En marzo partirá hacia Buenos Aires para promocionar "Mi sueño en tus manos" y tiene en perspectiva llevarlo también a Bolivia y Chile.

¿A qué alude el tema que da título a tu tercer trabajo discográfico?
Las canciones tienen que ver con mi vida personal. De hecho el sueño mío es vivir de la música y es un sueño que está en manos de Dios y de la gente. Pero siempre trato de dejar un mensaje esperanzador en la gente para que se anime a cumplir sus sueños y metas.

¿Cómo se deja una carrera deportiva cuando te va tan bien?
Sentía que ya había terminado mi ciclo deportivo y con el tiempo comprendí que al deporte lo hacía por una cuestión de talento natural y a la música la hago desde el corazón.

¿Cómo te llevás con las críticas del público y de la gente del ambiente de la música?
Al buscar un estilo propio y hacer canciones propias cuesta el doble obtener respuesta de la gente. Es lindo recibir elogios y que la gente se sienta identificada con las letras románticas, soñadoras y esperanzadoras que escribo. En cuanto a las críticas estoy habituado a enfrentarlas desde que era atleta y siempre difundo una frase: la música no es un deporte para competir, sino un arte para compartir. Entonces, va a haber gente a la que no le gusta lo que uno hace y también tiene derecho a opinar. Lo importante es hacer las cosas desde el corazón. A mí también me ocurre cuando me preguntan qué músico no me gusta y prefiero no hablar de ello porque los artistas debemos unirnos y trabajar en equipo para vivir de lo que nos gusta: la música.

Los deportistas y los cantantes son figuras públicas a las que les cabe un rol en la sociedad. ¿Qué causas te preocupan?
El cantar no es solo pararse sobre el escenario y tocar un par de canciones sino dejar un concepto de vida, comprometerse con problemas sociales. En mi Facebook trato de replicar mensajes, comentarios y noticias contra la violencia de género. Quiere que al público que me sigue, mayormente femenino, le llegue este compromiso. La mujer es el pilar de la familia y si uno la destruye, destruye la sociedad y luego el mundo. También estoy involucrado con "Un sol para los chicos", de Unicef, porque creo que hay que aprovechar la voz pública de uno para llevar conciencia sobre la niñez desprotegida.

¿Cuáles son tus metas futuras?
Cuando empecé con el atletismo nunca me imaginé que iba a viajar por el mundo y conocer Centroamérica representando a la Argentina. Pero uno se va poniendo objetivos y metas y va entendiendo que sí importa el talento, pero también la constancia y la perseverancia. Me encantaría que la gente reconozca mis canciones en todo el país. También hacer algún dueto con la India Martínez y Marcela Morelo, a quienes admiro mucho, o cantar, por qué no, con Los Wayra, Guitarreros y Federico Maldonado.

Empezaste tocando la guitarra como hobbie a los 16 años, pero te dedicabas al atletismo. El deporte y la música son de esas actividades que los padres plantean como segunda opción a una carrera tradicional. ¿Cómo lo tomaron los tuyos?
Mis padres, Isabel Vega y Néstor Lasquera, me apoyaron al cien por cien. Primero les dije que quería ser deportista y llegar a estar entre los mejores del mundo. Luego que quería dedicarme a la música. Y ellos me acompañan en este camino de la música que es tan difícil porque hay tantos grupos y pocos festivales; pero la vida me ha demostrado que con sacrificio los objetivos se alcanzan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia