"Dicen que el mismo cielo se estremecía al oír su llanto", dice la canción a la que le puso toda su voz y su ternura. El mismo cielo, seguro, que se estremece al oír su canto. Mili Fernández tiene 11 años y en los últimos días recibió un importante galardón: el segundo premio en su categoría en el Festival de la Canción de San Remo, en su edición Junior, en Turín, Italia. El 4 de mayo cantó Cucurrucucú paloma, acompañada por una orquesta, en el Teatro Ariston y volvió a demostrar que a tan temprana edad ya se puede ser una gran artista.
"Fue una emocionante experiencia, inolvidable, no hay palabras. Estar allá fue estar en un lugar nuevo para conocer, para disfrutar, para ver su cultura. A mí me gustó todo de ahí: el mar, la playa, el Mar Mediterráneo, aunque hacía mucho frío así que no me metí al agua y no había casas, solo edificios", le contó Mili a El Tribuno. Durante una entrevista con este medio, recién llegada del país europeo, muy risueña y locuaz, se mostró muy contenta de poder compartir la experiencia. "Me puse nerviosa porque era la primera vez que cantaba con una orquesta y medio que estaba temblando, pero después me relajé", recordó.
Hace un poco más de un mes Mili cantó en Laten Argentinos, un programa que se emite por Telefé. Tras esa participación fue que recibió la invitación para cantar en el Festival de la Canción de San Remo Junior. Los nervios de cantar ante tanta gente se le fueron al recordar un momento muy especial. "Recordé a Patricia Sosa. Luego de cantar ella me dijo que diera gracias por el don que tengo y porque lo disfruto mucho. Así que yo agradezco mucho este viaje. Cuando recordé eso me solté y lo disfruté un montón, lo sentí como una re linda experiencia".
Embed

Cantar y viajar

Mili es cantora y viajera de alma. Durante una nota anterior con El Tribuno contó que una de las cosas que más disfruta de la vida es conocer otros lugares y a mucha gente nueva. "Quisiera conocer todo el mundo y a personas que conozcan que a mí me gusta la música, ¡que es mi vida!", había dicho. Ayer, durante la entrevista, reiteró: "Quiero conocer otros países y otros continentes cantando, ir por todo el mundo. Siento que es mi vida". Italia colaboró con ese sueño. Aunque antes Mili actuó en otros escenarios del país y del extranjero. En 2013, por ejemplo, viajó a Miami, invitada por la cadena de televisión de habla hispana Univisión para concursar en el Festival de la Canción Infantil, en el programa Sábado Gigante y ganó, por solo mencionar algunos viajes.
Gonzalo, su papá -que también es su manager, productor y guitarrista- la acompaña en cada paso de esta carrera que ya la ha llevado tan lejos. El contó que la categoría de Mili era la más difícil en tanto que es en la que había más participantes. De Latinoamérica también hubo un niño de Bolivia una niña de Paraguay con quienes la gran intérprete de El Tribuno compartió risas y momentos. Gonzalo contó también que el premio es honorífico y que, tras recibirlo, recibieron las invitaciones para participar en otros tres festivales en el extranjero, pero que es muy difícil solventar los costos que implica. Para viajar a Italia la familia debió realizar un esfuerzo económico muy grande, en tanto que no contaron con ningún tipo de colaboración o apoyo externo.
Mili Fernández es cordobesa. Vive en Salta hace un año con sus papás y una hermana menor, Agustina, que quiere ser veterinaria. Va a sexto grado de la escuela Santa Rosa de Viterbo. En Salta, estudia canto con la profesora Ivana Rojas, ella es quien la ayuda a entrenar y a educar esa voz potente y dulce.
"¿Cómo fue la vuelta?", le preguntó El Tribuno. "Muy linda. Tuve que ponerme al día con el colegio. Le agradezco a todos los que me apoyaron y a mis compañeras que me pasaron las tareas. Ayer (por el martes) terminé de hacerlas a todas y al final dije 'puffffff, por fin terminé'". Alegre y charlatana, Mili también contó que les trajo regalos a todas sus compañeras a modo de agradecimiento.
Y antes de irse, volvió a deleitar a todos en el complejo editorial del diario. "Ay ay ay ay ayyyyyy, cantaba...". Piel de gallina y muchos aplausos. Para escucharla se puede ver el video que acompaña esta nota en el sitio web de Blablax. Vale aplaudir frente a la pantalla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora