Paul William Walker, padre de quien fue uno de los protagonistas de la exitosa saga Rápido y Furioso, reclama u$s1,8 millones a la familia del empresario Roger Rodas, el amigo de Walker que chocó el Porsche Carrera GT en el que viajaban contra un poste en Santa Clarita, California, el 30 de noviembre de 2013.

En la demanda millonaria alegan que Rodas, que murió también en el fatal accidente, dejó en herencia"numerosos automóviles y otros vehículos de motor que son propiedad completa o parcial" del actor.

De esta forma, la familia de Walker exige que le sean devueltos estos coches o bien obtengan "la parte proporcional de los ingresos que procedan de las ventas de dichos vehículos", según Entertainment Weekly.

El intérprete, que tenía 40 años cuando ocurrió el accidente, y Rodas, de la misma edad, eran amigos y copropietarios de una sociedad automovilística. La familia de Rodas rechaza el reclamo, por lo que tendrán que ir a juicio.

Aún está pendiente un estreno póstumo, el de Furious 7, que verá la luz en abril próximo. A pesar de que no pudo completar el rodaje de esta secuela, su personaje, Brian O'Conner, saldrá de la franquicia de forma coherente con la historia, según prometieron el director James Wan y el guionista Chris Morgan. Dado que aún faltaban algunas escenas por filmar, el libreto de la película tuvo que ser modificado. Los hermanos del actor participaron en el rodaje para poder sustituirle en algunos momentos puntuales y, además, se hizo uso de las últimas técnicas de retoque digital.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora