Embed
En el marco del ciclo "Salta la risa" La Quipi y la Rosaura de Pizarro compartirán el escenario de la Casa de la Cultura (Caseros 460) esta noche a las 22.
"La reto a un duelo de coplas/ a Graciela Quipildor/ todos ponderan que es/ Nicole Newman del humor". "Yo no le arrugo a la copla,/ ya me han toreado unos cuantos/ y más de unito me dijo/ que vengo buena de canto". Así se desafiaron ayer por Facebook y habrá que ver qué baguala de contrapunto surge de la copla y el stand up. Graciela Quipildor (35) es profesora de Artes Plásticas. A solo hace seis años de haber salido a la arena teatral la primera comediante de stand up mujer ya vivió varios momentos de gran popularidad. Repercusión nacional cuando fue individualizada en una marcha portando el cartel "Que el Indec me mida la cintura".
Embed
Una colaboración para este medio en una experiencia contra el acoso callejero cuyo video fue reproducido más de 600 veces en YouTube. Rutinas con gran éxito en los programa "Bendita TV" y "Hora de reír", de Canal 9 de Buenos Aires. Actualmente Graciela conduce "Sicarios" por Radio Mitre Salta y da talleres de stand up.
Soledad Rojas (39) es de General Pizarro, una localidad del departamento de Anta ubicada aproximadamente a 300 kilómetros de la capital. Además de humorista trabaja como guardaparque en la Reserva Nacional Pizarro. Participó en las últimas cinco ediciones de la Serenata a Cafayate. Como coplera y humorista actuó en los festivales más importantes de la región y fue telonera de artistas como Paola Arias, Bruno Arias y Alma Carpera. Soledad cuenta que la sigue a La Quipi luego de haberla visto en la intervención contra el acoso callejero de El Tribuno.
Desde allí comenzó a seguirla por Facebook, luego la vio en un show y hasta compartieron un concurso de humor. "Ella hace un humor muy distinto del mío y tiene otra forma de decir las cosas. Es menos tímida, más directa y muy comprometida con los derechos de la mujer y eso me encanta de ella", señaló. Acerca del show de mañana anticipó: "Llevaré mi caja llena de coplas, de alegría y de risas y un corazón para recoger lo que el público quiera darme y un cerrajero para que me haga una copia de la llave de la ciudad, mientras yo la distraigo a La Quipi...".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia