Cuatro músicos clásicos, un actor y un material audiovisual que completa la propuesta. Así está pensado Sin censura, el espectáculo con el que Auralia Cuarteto actúa esta noche, a partir de las 20, en El Teatrino (Aniceto Latorre y Alvear). Las entradas tienen un valor de $100.

"Elegimos homenajear a dos compositores: Wolfgang Amadeus Mozart y Dmitri Shostakovich, que fueron músicos que sufrieron la censura por parte del poder en distintas épocas y cuya obra estuvo marcada por estos condicionamientos", dijo Romina Granata, la chelista que integra el grupo. "Vemos a nuestros dos artistas unidos también por esa alegría del genio que refugiado en su arte consigue un completo aislamiento del mundo y un gozo inefable", dicen los músicos del cuarteto.

Granata, además, comentó que el espectáculo contará con la dramatización de Mozart, a cargo del actor Rodrigo Fernández y de proyecciones realizadas por Víctor Fokke, quien desde el lenguaje audiovisual narrará el contexto en el que las obras de Shostakovich fueron producidas. El grupo se completa con Sofía Pillitteri y Angel Martínez Haza (violines) y Mauricio Torres Urrutia (viola). Además, Víctor Campillay participará desde la iluminación.

Auralia Cuarteto de Cuerdas es un ensamble ecléctico, multicultural y multidisciplinario integrado por músicos de la Orquesta Sinfónica de Salta. Se definen como amantes de lo que hacen y como artistas que buscan la belleza a través de su arte, creyendo en el poder de la música para unir ideologías, culturas y religiones y de esta manera romper fronteras.

"Los cuatro somos músicos de la Orquesta Sinfónica de Salta y hacemos Auralia como un modo de buscar canales de expresión propios. Cuando elegís hacer cosas independientes es mucho más complicado, cuando no tenés la estructura armada sino que lo generás vos solo. Nuestra idea es elegir los repertorios, idear los conciertos y proponerle al público un concierto con un formato distinto, que no sea el formato en el que vas, te sentás y es todo. Sino proponerles un desafío de combinar con otras artes", comentó Romina Granata en diálogo con El Tribuno. La primera formación del grupo fue en 2010.

"Queríamos salir un poco del circuito de la plaza 9 de Julio para hacer música clásica. Del Centro Cultural América o el Teatro Provincial de Salta. Queríamos actuar también en otro circuito pero sabiendo qué público tenemos en espacios como El Teatrino", dijo Granata. "Se generaron en los últimos espacios re lindos a los que la gente asiste mucho más, pero también creo que como músicos clásicos, tenemos que romper un poquito esa barrera e ir al público, más que la idea de que el público venga a nosotros, ver qué necesita la gente. Creo que hoy en día ya no se llega a la gente solo por lo auditivo porque la cultura es ya algo muy visual", agregó al concluir la entrevista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora