El cuerpo es un mecanismo de relojería: maravilloso y preciso interactúa con los diferentes contextos que lo circundan, generando postales que son pequeñas coreografías microcósmicas. Para retratar el espectáculo de lo pequeño, dos hacedores de la imagen captaron momentos irrepetibles y cristalizaron el vínculo que sostienen los bailarines con los diferentes elementos, el itinerario de sus movimientos, la destreza de sus formas.

La propuesta de los fotógrafos Laura Dip y Mario A. Del Barco podrá apreciarse hasta el 31 de enero en el Hall Central del Teatro Provincial. Esta muestra es una selección de imágenes realizadas con bailarines locales, plasmada con diferentes elementos, como talco, arena y agua, donde se buscó representar el recorrido imaginario que traza el cuerpo del bailarín en el momento en que expresa la belleza de su danza. La entrada es libre y gratuita.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia