Abbas Kiarostami, el prestigioso director de cine iraní que se hizo mundialmente reconocido por el gran público en 1997 por El sabor de las cerezas, falleció a los 76 años. Aquella película le valió la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Kiarostami murió en París, ciudad a la que se había trasladado para recibir tratamiento médico tras haberle sido diagnosticado cáncer gastrointestinal el pasado mes de marzo. Está previsto que los restos del cineasta sean repatriados en los próximos días a Irán.

El polifacético artista nació en Teherán, el 22 junio de 1940, y brilló como director, guionista y productor, sin contar con sus otras vertientes de escritor, poeta y diseñador. Tarea dura en el difícil entorno cultural de la República Islámica, donde ha creado escuela y es seguido por una generación de jóvenes cineastas y los aficionados iraníes al séptimo arte en general.

Largometrajes como Close-Up (1990) o A través de los olivos (1994) lo pusieron en boca de todo el mundo, pero fue El sabor de las cerezas, que ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1997, la que lo consagró como una figura del cine mundial de primer orden.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora