Lo llamaban "La última esperanza negra" y esta ,mañana partió. "Con profunda tristeza confirmo que el legendario e icónico artista Prince Rogers Nelson falleció en su residencia de Paisley Park esta mañana", comunicaba hoy su publicista Ivette Noel Schure. El complejo de Minneapolis era una especie de bunker creativo para el músico, ya que además de ser su hogar, también se encuentra allí su envidiable estudio de grabación. El músico falleció a los 57 años, según confirmó su publicista. Inicialmente, la CNN dijo que la policía está investigando una muerte en la casa de Prince, en Carver County (Minnesota), pero que no podían confirmar la identidad. Paralelamente, TMZ confirmó de múltiples fuentes la muerte del rockstar, quien sufría una enfermedad pulmonar.
"Un varón que no respira", emitió la radio de la policía de Carver Country tras un aviso proveniente de Paisley Park, la mansión-estudio de Prince. Minutos después, se informaba que le estaba haciendo masajes cardiorespiratorios a alguien... El misterio, confirmando que se trataba del talentoso y excéntrico músico, lo disipó su representante.
Prince (57) había sido hospitalizado de urgencia en Illinois el fin de semana. En los primeros momentos de la internación, y a falta de un parte médico oficial, corrían dos versiones muy diferentes. Según algunas fuentes, se debió a un complicado cuadro gripal. Otras, en cambio, eran más alarmantes y aseguraban que el prolífico rockero de Minneápolis se encontraba grave.
Prince, que había realizado un show en el teatro Fox de Atlanta hace una semana, viajaba en su avión particular en la madrugada del viernes; de pronto, debido a "una descompensación", hizo un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Quad City, en Moline, Illinois. Enseguida fue hospitalizado.
En noviembre pasado, Prince también canceló una gira que tenía programada por Europa, pero el motivo no dejaba dudas: los atentados terroristas de París. "Debido a los trágicos sucesos de París, ICO -la agencia promotora- nos ha comunicado su decisión de posponer los inminentes conciertos de Prince en Europa hasta nuevo aviso". Las presentaciones, nunca realizadas al final, tendrían un formato inédito -él solo al piano- para "el artista antes conocido como Prince", como se hizo llamar a mediados de los 90, en otra de sus típicas movidas mediáticas.
Había nacido como Prince Roger Nelson el 7 de junio de 1958 en el Monte Sinaí Hospital de Minneapolis, Minnesota. Su padre, John L. Nelson, integró un grupo de jazz llamado Prince Rogers Trío, en el que se inspiró para bauttizar a su hijo.
Talento precoz, a los 13 años le regalaron una guitarra eléctrica y enseguida demostró condiciones de autodidacta, tanto en las seis cuerdas como en un piano hogareño. A los 17, el músico Pepe Willie lo introduce en sus primeras grabaciones en estudio, y será Warner quien le ofrece un contrato para desarrollar su talento.
Así, a mediados de los 80, el pop mainstream tenían dos referentes indiscutidos: Michael Jackson, que superaba récords de ventas con su "Thriller", y Madonna, que empezaba a despejar una duda: quién era esa chica..., la industria y los medios coincidían en proclamar a Prince como el gran creador de la escena musical.

En Argentina, hace 25 años

El recuerdo de un show que marcó una época. Prince se presentó en Buenos Aires el 21 de enero de 1991, veinticinco años atrás y tres días después de tocar en el Maracaná de Río de Janeiro. Fue un show icónico, cruzado por sus excentricidades y por su duración: sólo una hora y cuarto, al que asistieron 25 mil personas, un número bajo tratándose del lugar: el estadio de River Plate. Luis Alberto Spinetta, quien estuvo en la prueba de sonido, comentó esos días: "Prince es un músico avanzado. Pude comprobarlo sin una persona en el estadio, y me volví loco. Quizá a mucha gente se le haga incomprensible su música, pero a mí me deslumbró. Es cierto que el tiempo pasó volando pero no se lo puede condenar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora