Scott Weiland, excantante de los grupos de rock estadounidenses Stone Temple Pilots y Velvet Revolver, murió a la edad de 48 años, se anunció el viernes en su página de Facebook. El artista, que se presentaría en un concierto con su nuevo grupo en el Estado de Minnesota (norte), los Scott Weiland & The Wildabouts, fue encontrado muerto en el bus de la banda, precisó la cadena ABC.

Las causas precisas de su muerte aún no se han revelado. "Scott Weiland era un ícono del grunge y una verdadera cara del rock moderno", comentó Neil Portnow, director ejecutivo de Recording Academy, que organiza los Grammy Awards. Portnow recordó el "talento extraordinario" de Weiland y sus "presentaciones cautivantes que vivirán para siempre e inspirarán legiones de fans del rock en todo el mundo". Varias personalidades del mundo de la música también le rindieron homenaje como el cantante de Aerosmith, Joe Perry, que lo recordó como un "artisa tan talentoso en escena". Weiland había formado los Stone Temple Pilots con amigos, hace más de dos décadas y el primer álbum del grupo grunge, "Core", había salido en 1992.

El grupo se ubicó en tercer lugar de ventas en Estados Unidos con su opera prima, pero el que lo catapultó al primero fue su segundo trabajo "Purple". Muchos de sus temas siguen siendo emblemáticos como "Plush", que ganó un Grammy Award, "Creep" o "Interstate Love Song". A causa de sus adicciones al crack, a la heroína o al alcohol, el cantante californiano abandonó la banda en 2013. En 2003 se unió a Velvet Revolver, grupo que dejó en 2008 por conflictos personales.

"Me mantengo en el filo de la navaja permanentemente", había declarado a USA Today en 2011 aludiendo a sus adicciones. "Juro, evidentemente, no recaer en la heroína, pero nunca hubiera creído que el alcohol sería tal pesadilla y es legal", admitió. Weiland deja dos niños que tuvo con su expareja, Mary Forsberg. Se había casado con la fotógrafa Jamie Wachtel en 2013, según ABC.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora