Christopher Lee, el prolífico y aristocrático actor británico que dio un giro dramático a villanos de la pantalla como el conde Drácula y Scaramanga, el enemigo de James Bond, murió a la edad de 93 años.

Lee apareció en más de 250 películas y uno de los papeles más recordados fue el malvado mago Saruman en la trilogía "El señor de los anillos" y el malévolo conde Dooku en dos de las producciones de George Lucas, "Star Wars". Pero muchos lo recordarán como el conde Drácula en la serie "Hammer Horror", los filmes góticos producidos por el estudio británico que en las décadas de 1959 y 1960 fue sumamente popular.

Una funcionario del distrito de Kensington y Chelsea en Londres que pidió el anonimato por protocolo con las políticas del distrito, confirmó el jueves que se emitió un certificado de defunción para Lee el 8 de junio.

Christopher Frank Carandini Lee nació en Londres el 27 de mayo de 1922. Su padre fue un oficial del ejército británico que participó en la guerra de los Boer, en Sudáfrica, su madre fue la condesa Estelle Marie Carandini di Sarzano. Sus padres se separaron y su madre volvió a casarse, con Harcourt Rose, tío del creador de la saga James Bond, Ian Fleming.

En 1957 Lee inició su carrera en cintas terror y estelarizó la cinta "La maldición de Frankenstein". En 1958 Lee hizo su primera aparición como el vampiro en "Drácula", en la que Peter Cushing hacía el papel de Van Helsing.

En algún momento criticó el encasillamiento aunque la calidad y cantidad de los papeles que le dieron, de Sherlock Holmes al fundador de Pakistán, aseguraron su papel en la historia de la actuación.

"Nunca quise ser una estrella de cintas románticas", dijo Lee a The Associated Press en 2002. "Pero soñaba con ser un actor de carácter, que es lo que soy".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora