James Turrell es un artista norteamericano conocido también como el "genio de la luz". No pinta cuadros al óleo ni esculpe sobre la piedra. Sólo crea obras de arte con la luz y el espacio. Todo adquiere forma según el ojo que mira estas geniales composiciones del artista, y nadie, pero nadie tiene la misma percepción sobre los colores de una misma obra. "Mi trabajo es sobre el espacio y la luz que habite en él. Se trata de cómo se puede hacer frente a ese espacio y materializarlo. Se trata de tu visión, como el pensamiento sin palabras que proviene de mirar hacia el fuego", expresa Turrell para describir su particular forma de arte.

¿Quién podría imaginar que un museo dedicado sólo a las obras de este artista encontraría su lugar en el corazón de los Valles Calchaquíes, en un contexto agreste, perdido entre los cerros del departamento de Molinos? Fue Donald Hess, el acaudalado y excéntrico empresario suizo, dueño de la bodega Colomé, quién combinó en ese trozo de paraíso salteño sus dos grandes pasiones: el arte y el vino. Fanatizado con las obras de James Turrell por su perspectiva única del arte, en plena conexión con su persona, en 2009 decidió abrir un museo exclusivo en la ruta provincial 54, en el kilómetro 20, a exactos 21 kilómetros del pueblo de Molinos.

Este museo casi desconocido por los salteños y muy visitado por los turistas de todo el mundo, se llama oficialmente "James Turrell" pero es popularmente conocido como el "museo de las luces". Solo hay que pedir turno por teléfono para recorrerlo gratuitamente y vivir una experiencia intransferible e inolvidable con el arte.
Originariamente, la colección de Donald Hess se componía de obras modernas y contemporáneas de artistas de Europa y de los Estados Unidos. En la actualidad, la colección cuenta con arte proveniente de todos los rincones del mundo. Para compartirla, Hess dispuso su colección al público en 1989 con la apertura de Hess Collection Winery en el valle de Napa, un museo de arte alojado en la bodega original. Los museos de la Hess Art Collection también se pueden encontrar en las Bodegas Glen Carlou en Sudáfrica, además de Colomé en Salta, Argentina.

El Museo James Turrell en Colomé comparte el predio con la Bodega y la Estancia y es el único en el mundo que muestra específicamente la obra de James Turrell, uno de los artistas contemporáneos más aclamados por su particular dedicación a la luz y al espacio. Las piezas de arte representan cinco décadas de carrera del artista como en un túnel del tiempo; y son exhibidas en nueve salas de luz especialmente adecuadas en un espacio de 1.700 m2.

Entre los trabajos exhibidos se encuentra Spread 2003 y Unseen Blue 2002, el espacio de cielo (Skyspace) más grande del mundo que esta emplazado en un patio interior con vista al cielo. Alcanza su intensidad máxima al amanecer durante la salida del sol o al atardecer durante la puesta del sol.

Durante la visita se vive una experiencia sensorial emocionante por lo que transmiten las obras a cada visitante, y por el marco natural privilegiado que rodea al museo.

Turrell, el genio de la luz, y su arte en Salta al alcance de todos

Vive en Arizona, desde donde espera completar su más importante obra.

James Turrell nació en California, en 1943. Es un artista de la luz y el espacio reconocido internacionalmente, cuyo trabajo puede ser encontrado en colecciones alrededor del mundo. Por más de cuatro décadas, ha creado sorprendentes obras que juegan con la percepción y el efecto de la luz dentro de un espacio creado. Su fascinación con el fenómeno de la luz se relaciona con su personal e interior búsqueda del lugar de la humanidad en el universo. Influenciado por su formación cuáquera, que él caracteriza como tener una “directa y estricta presentación de lo sublime”, el arte de Turrell pide una gran autoconciencia y disciplina en cuanto a contemplación silenciosa y paciente.

Turrell comenzó su carrera artística en los años 60 en California y es uno de los líderes de un nuevo grupo de artistas que trabajan con la luz y el espacio. En las últimas dos décadas, su trabajo ha sido reconocido en exhibiciones en importantes museos del mundo, como el Museo Guggenheim, el Whitney Museum of American Art en Nueva York, el Museum of Contemporary Art de Los Ángeles, el San Francisco Museum of Modern Art y la Colección Panza de Biumo en Varese, Italia.

Ya sea aprovechando la luz del atardecer o transformando el brillo de una televisión en portal fluctuante, el arte de Turrell ha ubicado a los observadores en un reino de pura experiencia. Sus trabajos a gran escala, a veces obras de arquitectura, incorporan una compleja interacción entre el cielo, la luz y la atmósfera en movimiento. Actualmente vive en Flagstaff, Arizona, desde donde supervisa como se completa su más importante trabajo en Roden Crater: un volcán extinguido que el artista ha estado transformando en un observatorio celestial a simple vista por los últimos 35 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora