Escándalos al margen, la temporada veraniega teatral de Mar del Plata promete alimentar a los programas de la tarde con una nueva camada de histriónicas vedettes y actrices, como quizá sea el caso de la tierna actriz Kitty Locane. Sentada por primera vez en el living de Intrusos, la joven que formará parte del elenco de Casting Sábana, hizo estallar de risa a Jorge Rial, quien no logró descifrar si la muchacha era así de ingenua o interpretaba un desopilante personaje.

Desde el inicio de la entrevista, Kitty hizo gala de su simpática frescura con su sonrisa pícara y el tonoaniñado de su voz. El saludo de Rial tuvo como réplica un agudísimo: "¡Bieeen! ¿Vos? ¡Holaaa!", agitó el brazo la joven. Luego, se negó a confesar su prematura edad alegando que se lo impedía el contrato. El relato de su llegada al teatro no tuvo desperdicios y estuvo repleto de gestos, inflexiones y sincericidios. "Miraba películas con mi papá y quería ser actriz. Entonces, un día fui al teatro a ver si había un casting y lo conocí al productor Aldo Funes". Inmerso en la historia de vida, el conductor indagó: "¿Pero cómo fue? ¿Ibas por Calle Corrientes y golpeaste la puerta del teatro?". La réplica de Kitty fue de una espontaneidad digna de Karina Jelinek o Belén Francese: "No golpeé, estaba abierto". En el colmo de la obviedad, Jorge se lanzó al suelo y cuando se recuperó del ataque de carcajadas, tuvo otro ataque de risa cuando notó la curiosa tos de su invitada (momento top, a los 4'02'' del video). "Kitty no es mi nombre real, me decían así en el colegio, porque me gusta Hello Kitty". La diferencia sustancial de Kitty Locane con íconos como Victoria Xipolitakis, por ejemplo, es que además de tener un cuerpo menudito, sin cirugías y tez pálida, a Kitty le incomoda hablar de sexo... Pero todo puede cambiar

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora