La princesa Charlène de Mónaco, esposa de Alberto II, dio hoy a luz a un niño y una niña, que serán los herederos al trono del Principado

La niña, Gabriella, nació a las 17:04, hora local, en el hospital monegasco de Princesse-Grace, dos minutos antes que su hermano, Jacques, que ahora ocupa el primer puesto en la línea sucesoria, según informó el Palacio de Mónaco.

Alberto II, de 56 años, se casó con Charlène, de 36, el 2 de julio de 2011. En mayo anunciaron el embarazo y pronto se especuló sobre la posibilidad de que se tratara de gemelos.

"La princesa y los niños están bien", agregó la casa Garimaldi, que precisó que el varón ostentará el título de marqués de Baux, como marca la tradición establecida en 1641, mientras que la niña será segunda en la línea sucesoria y recibirá el título de condesa de Carladès.

La madre conocía el sexo de los bebés, pero el príncipe Alberto II había preferido esperar el parto para descubrirlo, según había confesado el propio soberano.

El Principado dio la bienvenida a los gemelos con una salva de 42 cañonazos disparados desde el castillo Fort Antoine, 21 por cada recién nacido. Las campanas de todas las iglesias de Mónaco repicaron al unísono para después dar el testigo a las sirenas de los barcos atracados en el puerto monegasco. El príncipe tiene ya dos hijos, nacidos fuera de su matrimonio con la exnadadora sudafricana y que, por lo tanto, carecen de derechos sucesorios.

Fuentes cercanas al príncipe Alberto indican que podría haber cambios en la línea sucesoria: "Quiere esperar a que los niños tengan seis años mínimo para elegir a cuál de ellos nombra sucesor, en función de sus cualidades. Si es necesario modificará la ley para que así sea. Con el nacimiento de los bebés, cambiará la línea de sucesión al trono, en la que hasta ahora figuraba como heredera Carolina de Hannover.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia