Julia Matioli (9) apuntó certero y se bajó una estrella.
La niña salteña, única argentina preseleccionada en su categoría para una audición que se realizó el 21, 22 y 23 de este mes en la ciudad de Joinville (Santa Catarina), obtuvo una beca completa para ingresar en la Escola de Teatro Bolshoi.
Entre 500 postulantes en su misma categoría calificó para una de las 40 vacantes disponibles (20 para niñas y 20 para niños). Durante las audiciones en Joinville le tomaron pruebas físicas y técnicas, de elongación e intelectual también. Al superarlas con brillantes calificaciones ganó el beneficio de estudiar gratis el curso técnico de formación de artista de ballet, que dura ocho años y está recomendado para niños de entre 9 y 11 años.
"Estamos felices de que Dios nos marque los caminos. Él nos guía hacia donde él quiere que vayamos y de acuerdo con lo que tiene planeado para cada uno", señaló la mamá de Julia, Analía Delgado (31), aún en Joinville.
Añadió que este es el corolario de un esfuerzo ingente de Julia y de su familia, porque detrás de toda bailarina dedicada hay una madre inagotable y una profesora -en este caso Melisa Damato- que no dudan un ápice de la capacidad de una niña para la danza clásica.
"Hubo momentos difíciles cuando invertía en su carrera casi todo mi salario, pero cuando ella nos dijo que quería ser bailarina y también maestros del Teatro Colón y su propia maestra descubrieron condiciones en ella para hacer de esta actividad extracurricular algo profesional no lo dudamos. Nos tuvimos que sentar a hablar en familia y decidir cómo llevar adelante su preparación", recordó Analía.
Ahora que la niña obtuvo el beneficio que anhelaba, la familia de Julia, su papá Nicolás Matioli (31), su mamá y sus hermanos Benjamín (3) y Tomás (2), deberá radicarse en Brasil. Analía es diseñadora de interiores y trabaja en una clínica como secretaria administrativa. Nicolás es analista de sistemas y está empleado en el Hospital Público Materno Infantil. En un gesto de renunciamiento poco común, lo dejarán todo por el sueño de su hija. Por ello, Analía dejó un mensaje para aquellos padres cuyos hijos empiezan a transitar por el camino de la danza. "Yo les diría que cuando una hija o un hijo les diga que quiere ser bailarín lo escuchen. Si es lo que su hijo ama que lo tengan en cuenta porque les está diciendo que quiere trabajar toda su vida de lo que lo hace feliz y no existe algo más grato que trabajar de lo que uno ama. También que confíen en él o en ella porque será un niño para tomar una decisión, pero es una persona sincera al descubrir lo que ama", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Angela Esther
Angela Esther · Hace 1 mes

Muy grata la noticia del reconocimiento del talento de ésta niña y darle la opotunidad de la beca para su perfeccionamiento.