"No se sabe quién lo concibió, pero parece ser más antiguo que Dios por Lao Tsé" se estrenará mañana y se repondrá el sábado, a las 21.30, en la Fundación Güemes (Gral. Güemes 434). Actúan Diego Parra y Nena Córdoba. La fotografía es de Juan Carlos Sarapura. Asisten a la directora, Nena Córdoba, Daniel Gauna y Alejandro Vieyra. Si se tratara de relevar cuestiones obvias holgaría calificar de extenso el título del nuevo trabajo de NN Teatro.
Durante una entrevista con El Tribuno los protagonistas de la obra, Diego Parra (39) y Nena Córdoba (47), esquivan la pregunta acerca de qué trata, complicando nuestra ansiedad de comprender de qué va el cuento, de seguro para no reducir el asombro o no atemperar el remezón que nos llegará hasta las butacas como oleadas. Así nos resta conformarnos con cuál es el punto de vista y el ángulo de visión que fue transformando un ejercicio en arte.
El actor Diego Parra (39) comenta entonces que "No se sabe quién lo concibió..." es el resultado de un juego creativo que les propuso la directora del grupo, Nena Córdoba, quien les planteó que llevaran un objeto al que no le dieran utilidad alguna en sus vidas, pero que, por una razón que no hubieran cavilado lo suficiente aun no hubiesen tirado. "Fue un proceso extenso e interesante el de trabajar con objetos, des-generar primero la acción para expresarse a través de objetos de una manera personal. Esto resultó en una obra creada por Nena con intertextos de filósofos", expresó Diego.
"Yo creía que esos objetos que uno no descartó tenían una carga especial. Ellos (Nelly Figueroa y Diego) por separado empezaron a improvisar sobre lo que ese objeto les inspiraba, a prolongarse en él e incorporarlo. A mí, a su vez, me inspiraban otras imágenes que me decían de ciertos pensamientos e ideas de otros autores, filósofos, escritores, científicos, líderes espirituales que alguna vez había leído", especificó Nena. Por filosófico pueden concebirse muchos planteos, pero todos ellos se encauzan en el sentido del obrar humano.
"Filosofía hay hasta en el cantito de una guagua, la forma de darle una lógica a esta vida, la lógica de una verdad forma parte de una filosofía", definió Nena. A ella le tocó encarnar al personaje femenino de la obra porque Nelly Figueroa, la actriz que iba a desempeñar ese papel, debió retirarse por cuestiones laborales. Como ella había trabajado en base a sus objetos hubo que sacarlos y continúa la intriga acerca de qué objeto seleccionó para sí misma Nena.
"Para mí ese objeto es un pedazo de mi vida. A veces cargamos en los objetos emociones. Todos tienen recuerdos como un lápiz labial que conservás aunque se haya acabado porque alguien te dijo algo romántico cuando lo traías puesto", dijo. Añadió que si bien un objeto puesto en escena no puede quedar libre de una significación, la reposición del sentido final se la dejan al público. Así exteriorizan su adhesión a una postura que considera la existencia de elementos de teatralidad en diversos aspectos de la vida social. También que la teatralidad se construye más desde la perspectiva del observador que de la del emisor.
"La puerta de ingreso es abierta, pero hay un alto contenido violento. Va a las sensaciones extremas, a no evitarlas, sino abordarlas. Dicen que cuando improvisás no sos consciente de lo que tenés adentro, por eso este tipo de espectáculo suele disparar muchas percepciones, interpretaciones. No es que nosotros nos hayamos propuesto eso, simplemente ocurrió en medio de un proceso experimental que fuimos conociendo mientras lo hacíamos. Partimos de lo abstracto y lo concreto nunca aparece por eso el público puede volar todo lo que quiera", concluyó. Y si de volar se trata podemos comenzar escuchando las palabras de José Antonio Blasco Colina para quien el cuerpo es una "voz de recuerdos esenciales y terreno de vulnerabilidad, en él habitan imágenes y sensaciones útiles para construir formatos escénicos. Así el cuerpo es escenario en el cual el ser se reivindica frente al 'otro' y frente al destino ineluctable".



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora