La voz de Virginia Dubois provoca una "adicción" y cada día son más las personas que buscan deleitarse con su contagioso repertorio.
Su belleza, sensualidad y talento, la convirtieron en una propuesta realmente interesante, que seguramente irá superando desafíos a medida que transcurra su alentadora carrera artística. La cantante ofrecerá mañana domingo, a las 22.30, un recital en el Café del Tiempo, Balcarce y Necochea.
"Cantar tango es sumergirse en un mundo interior,
donde se experimenta sentimientos de nostalgia, melancolía, amor y esperanza, y así la poesía del tango se vuelve arte cuando podemos trasmitirla, un arte hecho melodía, donde los sentimientos se ponen en juego y los deseos se hacen canción", sostuvo Dubois.
Virginia, de madre santafesina y padre porteño, se crió desde los 3 años en Salta. En su adolescencia abrió sus alas hacia nuevos horizontes. Tuvo vivencias, aprendizajes y experiencias, en distintos puntos del planeta. Ahora, regresó a su suelo de adopción y mantiene una excelente química con su gente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia