Al parecer, la clave para combatir el estrés se basa en descubrir su origen y encontrar el modo de reducir su causa (o de vivir con ella). Sin embargo, una alimentación saludable puede contribuir a que el organismo venza algunos de sus efectos negativos. Independientemente de que la fuente de estrés sea física o emocional, el organismo reacciona bombeando adrenalina, una hormona que a su vez desencadena toda una serie de respuestas hormonales y nerviosas por todo el organismo que nos preparan para la lucha o la huida. En esa lucha diaria, algunos alimentos pueden ser armas y escudos de combate.

1. Pavo. Es un alimento ideal para consumir cuando estamos nerviosos. Al contener altas cantidades de triptófano, un aminoácido que ayuda a regular los niveles de sueño y placer en el cuerpo, tiene un efecto calmante en el sistema nervioso y provoca sensación de felicidad y bienestar.

2. Harina de avena. Si eres un amante de los carbohidratos, es probable que recurras a la comida chatarra cuando el estrés invade. Pero ingerir carbohidratos altos en grasa en esos momentos puede causar que el azúcar en sangre aumente notablemente. Para evitarlo, te conviene optar por carbohidratos producidos a base de avena. Así calmarás tus nervios sin descuidar tu organismo.

3. Yogur. Un estudio de la Universidad de California demostró que el consumo de yogur reduce la actividad cerebral en las áreas que se encargan de la emoción. Debido a esto, el sistema nervioso se relaja y los niveles de estrés disminuyen.

4. Salmón. Los ácidos grasos omega 3 presentes en este pescado tienen propiedades anti-inflamatorias que ayudan a contrarrestar los efectos de las hormonas del estrés.

5. Arándanos. Los antioxidantes y fitonutrientes que se encuentran en los frutos rojos ayudan a mejorar la respuesta del cuerpo frente al estrés y aumentan las defensas, evitando enfermedades. Son especialmente útiles para aliviar los síntomas de las infeccines urinarias que muchas veces aparecen como síntoma de la sobreexigencia.

6. Pistachos. Son el ingrediente predilecto de una dieta balanceada. Comer pistachos reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo cual disminuye los niveles de estrés en sangre. Además, sirven como soporte antioxidante por su gran cantidad de fitonutrientes.

7. Chocolate oscuro. Se ha demostrado que un bocado de chocolate amargo tiene el poder de regular los niveles de estrés. Como si esto fuera poco, los antioxidantes en el cacao producen que las paredes de los vasos sanguíneos se relajen, que baje la presión arterial y mejore la circulación.

8. La leche. La leche fortificada es una excelente fuente de vitamina D, un nutriente esencial que aumenta la felicidad. Según estudios recientes, aquellas personas que consumen este alimento en grandes cantidades tienen menor riesgo de sufrir ataques de pánico y depresión.

9. Semillas. Estudiosos han demostrado que el magnesio ayuda a aliviar la depresión, la fatiga y la irritabilidad. Cuando estés al borde del colapso, optá por consumir semillas de calabaza y girasol, que contienen grandes fuentes de magnesio. También chía y amaranto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia