Si suena el samba y el cuerpo no comienza a moverse solo, algo no anda bien. Eso piensa Verónica López, la actual reina de la agrupación de samba brasilera Oxoum, antes de hacer una especial invitación: a asistir a una cena para celebrar esta danza, el próximo sábado 22, a las 22, en el Salón Arenales (Arenales 42, entre Las Heras y Juramento), ocasión en la que se elegirá a la próxima pasista del grupo, en tanto que ella continuará siendo reina.
Verónica dialogó con El Tribuno sobre la preparación física, la preparación en la técnica de baile y hasta del vestuario y el estudio de la cultura brasilera, conocimientos que transmite con su danza, que tiene cada vez más adeptos en Salta.
"Siempre me gustó lo que es la samba, viene como muy incorporado en mí desde siempre a través de mi familia, pero hace muy poco que comencé a tener este papel tan importante de la agrupación Oxoum, como la reina", cuenta al inicio de la entrevista. Y describe luego: "Significa todo un sacrificio y es importante mantener y representarla de la mejor manera. Eso implica entrenamiento físico, hasta una preparación técnica de la danza, la coreografía, ensayar con los percusionistas en vivo, con la batucada. Todo requiere de una preparación y a su vez como es un ritmo muy acelerado hay que estar muy bien entrenado que yo creo que es fundamental para poder tener un buen desempeño durante el baile. A veces son horas y horas bailando con tacos. En los carnavales es en la calle, sobre cemento. Es muy complejo y requiere de gran resistencia", explicó. "Ser la reina de esta agrupación es muy exigente no solo a nivel físico, sino también a nivel estético: uno tiene que tener un cierto cuerpo, porque la reina siempre se muestra en lo físico y lo muestra a través de la danza y el carisma. Yo siempre trato de llegar al público, eso también suma", agregó.

Al son del corazón

La bailarina contó también que el samba en realidad tiene varias formas de ser bailado y que, si bien es un ritmo percusivo, tiene varias ramas y es muy importante conocer cada una de esas variantes para poder fusionarlas a la hora de danzar. "El samba es algo que se lo siente, si bien se puede aprender la técnica. Todo lo que acompaña depende de uno. Uno puede tener los pasos básicos o una coreografía, pero también hay que tener oído musical y las nociones básicas de cada uno de los estilos para poder fusionarlos, como decía antes", expresó.
El samba brasilero se origina en África, por la percusión y se hizo mucho más popular en Brasil, principalmente en los carnavales de Río de Janeiro. Entonces, siempre se relaciona al samba con la alegría y el carnaval, con la diversión.
"Hasta cuando escuchás la música, el samba es pegadizo, te mueve, es raro que no te provoque nada porque lo sentís. Es un ritmo percusivo en el que los tambores representan los latidos del corazón. Eso te hace moverte", dijo Verónica.
Oxoum da talleres de samba brasilera. Los martes y jueves, de 21 a 22.30, en 25 de mayo 52. Verónica López invitó a participar y dijo que hay bailarines de todos los niveles y edades. "Somos cada vez más", contó.
Así mismo, sostuvo que el samba necesita más difusión. "En Salta y en el norte pasa mucho que hay gente que confunde el samba brasilero con el zamba propio de acá, del norte argentino, con el que tiene que ver con nuestro folclore. Ojalá mucha más gente se sume a esta danza tan arraigada a la alegría", expresó.
Antes de que culmine la entrevista Verónica mencionó que actividades como las del próximo sábado pueden realizarse gracias a instituciones que colaboran como el Ciac, centro de medicina estética de Laura Bellomo y el Full Center Gym.

Sobre el vestuario

Lentejuelas, piedras, perlas y strass. Todo para pocas prendas. "Generalmente usamos poquita ropa: un caderín, una bombacha y un corpiño decorados y bordados. Eso siempre va acompañado con un tocado de plumas y un armazón también de plumas", describe Verónica. Y agrega luego que los detalles en el vestuario también son fundamentales y determinantes. "Tenés que estar pendiente del baile, de la postura, del carisma y también de mostrar el traje", dijo la bailarina.
Los brillos, además de los que aportan lentejuelas y perlas, están en un sentirse vivo que contagia cuando comienza a sonar el samba, que emula los latidos del corazón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora