"No quiero perseguir la juventud, quiero envejecer. Quiero experimentar todas las etapas de mi vida sin tener miedo", dijo Pamela Anderson a la revista Parade. En esa misma nota sostuvo que su mamá "siempre me dijo que la belleza se trata de algo interno. Y se que puede sonar a cliché, pero creo que es así. Por eso siento que la belleza es eterna".
Por estos días, la ex Baywatch divide sus días entre el proteccionismo animal y varios compromisos laborales que la tendrán ocupada gran parte del año; la mayoría de ellos, por cierto, tienen que ver con el modelaje.
"Nunca me sentí lo suficientemente linda para ser modelo. Creo que he provocado sensaciones por como luzco, no tanto por bella sino por ser un poco traviesa", explicó entre risas. Y agregó: "Creo que en esta industria estamos rodeados de miedos a volvernos viejos y a que esa belleza nos abandone. Entonces pienso: 'Bueno, tengo suerte, porque nunca me sentí especialmente bella'. Sí siento que me divertí, que pude ser sexy, que pude ser provocativa y que pude usar mi imagen para atraer la atención sobre las cosas que realmente me importan", concluyó Anderson.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora