Ezequiel Jesús López y su novia Camila Alegre, ambos de la provincia de Buenos Aires, obtuvieron el mayor puntaje tras bailar "Mala Junta", de la orquesta de Julio De Caro, en la pista del estadio cubierto de Luna Park, en el centro de la capital.

"Sabíamos que al lado nuestro había tanta gente con talento y desde el respeto se logra la tranquilidad para subir al escenario y hacer lo de uno", dijo López, luciendo un traje negro con corbata y pañuelo turquesas.

"Ezequiel es un hermoso bailarín, el mejor del mundo y es mío", comentó emocionada Alegre, con un vestido de encaje negro y un original aplique en el pelo, de un tono turquesa como el de su pareja.

Detrás de ellos finalizaron otras cuatro parejas locales.

La final de este año tuvo la particularidad de que entre los 20 competidores había seis parejas de Rusia, que desplazaron a bailarines de Japón y Colombia en las rondas clasificatorias.

En la categoría "Escenario", los bailarines pueden combinar técnicas de otras danzas con los movimientos del tango tradicional, como los ochos, los giros, los voleos, los ganchos y el "abrazo milonguero".

Los siete jurados toman también en cuenta la vestimenta de los participantes y el tema musical elegido.

En la víspera, los también bailarines locales Jonathan Saavedra y Clarisa Aragón ganaron en la categoría "Salón", similar al tango más tradicional de las milongas.

Las parejas ganadoras se llevaron un premio de 4.300 dólares y pasajes a París para actuar en esa ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora