¿Qué legado dejará al morir un piloto comercial que tenía un amor en cada aeropuerto? Ese es el germen de "Pasaje de ida sin vuelta", la comedia que Arpi Teatro estrenará este viernes 22, a las 21.30, en el Salón Auditórium (Belgrano 1349).

La obra se repondrá mañana y el próximo fin de semana en el mismo horario y lugar. El autor del libro, director y productor de la pieza teatral, Omar Pizzorno, le contó a El Tribuno que se debía este texto desde hace 11 años, cuando escribió el libreto de "El piloto", el primer éxito de Arpi Teatro, entonces dirigido por Carlos Armatta, quien falleció en 2015.

Las reposiciones y aplausos acompañaron a "El piloto" durante 2005 y 2006. "Fueron pasando los años y siempre tuve en la cabeza hacer la segunda parte, que esta vez no va a ser mala", dice Omar, entre risas, trayendo a la superficie referencial el afamado refrán.

Pizzorno integra el ambiente teatral salteño hace 25 años. Consultado acerca de si cae en la tentación propia del escritor de recoger un anecdotario y llevarlo a la ficción, dijo que la realidad y sus actuantes obran de instigadores y estímulos en su dramaturgia. "Un poco se trata de mirar lo que te rodea. Yo trabajo con mucha gente en mi vida privada, todos hombres, y vos escuchás lo que cuentan y lo que dicen acerca de cómo tratan a sus mujeres y parte de ello se refleja en 'El piloto'. Empecé trabajando en Aerolíneas Argentinas y la primera historia era la de un comandante amigo que tenía una mujer en cada lado. Ya con 'Lápiz labial' las tres historias son de amigas mías, a las que obviamente les ponés pimienta y hacés una comedia", señaló.

Añadió que en aras de escribir un relato verosímil todo constructor de ficciones busca material entre lo que le sucede y conoce. A pesar de que alude a un personaje de otra obra "Pasaje de ida sin vuelta" es un relato independiente, escrito tanto para el que asistió a "El piloto" como para el que no la vio. "Se hace referencia a quién fue el piloto, pero él murió en un accidente. Entonces quedaron sus amigos y sus exparejas, porque él era bastante mujeriego. Además aparece un personaje nuevo que viene a enredar el cuento aún más", anticipó Pizzorno. Un departamento de por medio y un problema de herencia extraerán lo mejor y peor de cada personaje, que escucharán por igual los consejos de sus ángeles y demonios.

"El piloto no deja herederos y los amigos, un matrimonio formado por su mucama y el que fue su mejor amigo, se adueñan del departamento del difunto en cumplimiento de la última voluntad de él, pero aparecen las exmujeres y a Dolores, la mucama, le agarra un ataque pensando que se van a quedar con el departamento. También se presenta un hijo no reconocido, cuyo objetivo es conocer la historia de su padre", relató Pizzorno.

El elenco está integrado por Laura Casco, Pablo Andrada, Michelle Durand, Rodrigo Cebrián y Mariana Enríquez. Le oficia de asistente de dirección María Loreto Paesani.

Pizzorno destacó el buen clima laboral en que se están desarrollando los ensayos y que seguramente también percibirá el público. "Cuando el grupo funciona, el escenario funciona. Es un grupo humano muy lindo que se lleva muy bien. Tenemos muy buena onda y no hay problemas de ego, que por ahí pasa", contó.

Él es uno de los directores con más trayectoria en el ambiente teatral salteño. Arpi Teatro ya es reconocido por "Confesiones en el barrio Chino", "Crónica de un secuestro", "El piloto", "Amo a mi suegra", "De parejas desparejas", "Medio pueblo" y "Lápiz labial". "Hace años que trabajamos con comedias y ya tenemos un público cautivo. El salteño es muy especial. Por ahí llenan teatros cuando vienen figuras de afuera y a nosotros nos cuesta atraerlos", expresó.

Añadió que hacer reír reviste una dificultad reconocida por dramaturgos de todos los tiempos. "Lloramos todos por lo mismo, pero no nos reímos por lo mismo. Entonces yo me instalo en el público y pienso qué le puede producir risa y aún así el resultado no se puede predecir", comentó. Pero mayores son los obstáculos económicos que encuentra el teatro independiente para desenvolverse por estos lares. "En mis comienzos las empresas privadas auspiciaban, pero ahora eso no ocurre, aunque el Instituto Nacional del Teatro nos suele dar apoyo", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora