Lleva 25 años haciendo reír, bailar y cantar a niños y padres. Su show es el de un payaso distinto, un hombre de las tablas que llevó lo autóctono de su Córdoba natal a pasear por todo el país.
Mañana, Piñón Fijo se presenta en Salta junto a sus hijos. Habrá dos funciones -a las 17 y a las 19- en el Teatro del Huerto y se presentará acompañado por sus hijos: Sol y Jeremías.
Hoy, su programa sale desde Canal 13, de Buenos Aires para todo el país. Allí se presenta acompañado por sus tradicionales instrumentos y los inventados por él como el saxo cloacal.
Hace unas horas, destinó unos minutos a charlar con El Tribuno. Con el saludo nomás, queda claro que sigue siendo de su Córdoba querida, más allá de haberse convertido en un personaje que recorre el país, un payaso federal.



¿Cómo será el show que presentará en Salta?
Bueno... es el mismo que venimos presentando en la calle Corrientes de Buenos Aires y en todo el país. Ya hemos visitado Córdoba y Mendoza y esta presentación también es parte de esta gira que armamos para festejar y agradecer estos 25 años sobre el escenario y con los chicos. La verdad es que el aniversario termina siendo una excusa para hacer canciones y disfrutar de la música con los niños.

Pinón, son 25 años con los chicos. ¿Se encuentra con algunos que ya son padres?
Sí, es tan lindo. Ya soy medio payaso abuelo porque llegan al espectáculos chicos que crecieron con mi música y que ahora llegan con sus hijos. Eso me mata, porque es una emoción tan gigante. Esto me muestra el paso del tiempo que llevo enfundado en este traje de payaso. Es tan lindo ver un papá joven con sus chicos, que se me salta un lagrimón.

¿Sigue produciendo temas donde utiliza instrumentos creados por usted?
En general uno siempre es muy curioso con el tema de la música. Un poco se explora y se busca instrumentos nuevos. Algunos ortodoxos y otros no tanto. Como uno toma la música con un sentido lúdico, como un juego, entonces todo vale para hacer música o para sacar un sonido nuevo, como fue la creación del saxo cloacal.

¿Lo presenta en este show?
Sí. Por ejemplo este es un instrumento que me ha acompañado toda la vida y siempre tuvo su canción pero ahora en este show tiene una canción nueva en homenaje, para el famoso saxo cloacal de Piñón.

Sigue presentando los compañeros animales...
Esto tiene una dinámica grande. Hay años en los que descansa uno y aparece el otro. El año pasado estuvo muy presente Kenchu. Este año está descansando y volvió más Ñomi, que es un duende que cuenta cuentos. Esto va rotando, porque uno también busca divertirse con lo que hace. Entonces cuando se empieza a repetir un poco uno mismo trata de recuperar la alegría de cambiar un poco. Cambiando canciones y cambiando el terreno para seguir jugando.

¿Sigue con su base en Córdoba o se traslado a Buenos Aires?
No, yo sigo en Córdoba donde están mis raíces. Acá es donde grabamos gran parte del programa que sale por Canal 13. Es desde donde planifico mis giras y es desde donde seguimos creciendo con este personaje.

Los chicos salteños, ¿van a poder verse en su programa?
Sí, seguro, porque constantemente hacemos imágenes de los shows y los pasamos en el programa. Además siempre hacemos un jueguito por todos lo lugares por los que visitamos, porque la idea es hacer nuestras presentaciones bien federales. Entonces tomamos alguna imagen de un sitio característico de la ciudad que visitamos y ponemos donde estamos. A veces no son lugares turísticos de las provincias pero sí cotidianos, que los chicos reconocen, como por ejemplo la hamaca de algún parque. También somos muy exquisitos con el protagonismo de los chicos y de los grandes en nuestro show. A veces hacemos cámaras no de la presentación de Piñón sino de lo que ocurre en la platea, que es un show aparte.

Eso seguro. Hay muchas mamás que cantan las canciones mejor que los chicos.
Claro y después eso se edita y se sube al programa.

¿Quién es Piñón?
Mi vida por fuera de Piñón es siempre pensando qué hacer para Piñón. Ahora estoy pensando en un nuevo programa, armando nuevas canciones. Cosas que hago por fuera de Piñón puede ser jugar al tenis, donde soy más payaso todavía, pero me hace bien para poner la cabeza en blanco un poco. Mi familia son mis hijos que están conmigo en el escenario y mi compañera de siempre, Karina, que es docente y por su trabajo no nos puede acompañar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia