Pity Álvarez terminó otra vez en una comisaría por otra de sus características locuras. El sábado por la noche en el microestadio del club Atenas, en La Plata, el cantante de "Viejas Locas" aprovechó que cantaba "Fuego", encendió una antorcha con la que se paseó durante varios segundos por el escenario.

En un momento, el músico tomó un recipiente e introdujo en su boca un líquido similar al querosene, luego de lo cual lanzó un par de llamaradas que causaron furor pero también temor entre los asistentes.

Si bien no hubo daños ni lesionados por esa maniobra, no pasó para nada desapercibida, ya que fue desplegada dentro de un espacio cerrado, más allá de que el techo del club Atenas estaría recubierto con pintura ignífuga.

Según el diario El Día de La Plata, varios jóvenes que presenciaron el recital minimizaron el hecho y no advirtieron una situación peligrosa como la que se describe en el parte oficial.

De acuerdo con el reporte, "personal del Cuartel de Bomberos tuvo que intervenir para frenar esa situación y dieron por terminado el show" mientras que, para parte del público que estuvo en Atenas, "el recital no terminó en ese momento. A lo sumo le sacaron el combustible, pero nada más. El final fue tranquilo".

Más allá de esa cuestión, y atendiendo a que "la integridad física de la gente que miraba el espectáculo estuvo en peligro", a Pity Álvarez se lo llevaron demorado a la comisaría quinta y le notificaron del inicio de una causa por "averiguación de ilícito". Después recuperó la libertad.


Fuente: Diarioshow.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia