™Las escuelas de cocina han crecido como el pasto en estos últimos años en Salta, de la mano de una demanda que no deja de crecer. Son sus alumnos en general jóvenes que han sido seducidos por el boom de la gastronomía que en el mundo ha llegado con la globalización y las múltiples posibilidades que brinda el turismo. Puede vérseles a pocos pasos del centro de la ciudad, equipados con sus uniformes, en medio de ollas y vapores, siguiendo atentamente las indicaciones de sus maestros chefs. A poco de terminar sus clases, los estudiantes se convierten en practicantes, yendo a diferentes cocinas de la ciudad. Desde las exclusivas al Hospital de Niños, como los alumnos de la escuela de gastronomía Instituto Padre Roque Chielli.
Es que sobre todo, se trata de la búsqueda de salidas laborales concretas que desde las escuelas se brindan a quienes buscan capacitarse en técnicas de una cocina que crece en la demanda de un público masivo.
De esta manera, cientos de nuevos profesionales están saliendo al mercado laboral local y más de uno ha trascendido las fronteras desplegando sus conocimientos adquiridos en Salta.
Y si bien son varias las escuelas, en general se ofrecen opciones de carreras completas de cocinero, panadero o pastelero, además de cursos específicos que amplían las opciones de búsqueda. Pero esto no es un fenómeno solamente de Salta: "Como fue estudiar cine en un momento, y publicidad en otro, estudiar gastronomía se convirtió en una moda a partir de la década pasada cuando los cocineros de la tele comenzaron a ganar fama. Entonces, miles de jóvenes pensaron que cocinar sería un buen modo de ganarse la vida y decenas de profesionales abrieron escuelitas para enseñarles. Tanto creció el fenómeno que hoy, sólo en Buenos Aires, funcionan casi un centenar de establecimientos que agrupan a unos 20.000 estudiantes, entre los que cursan carreras y los que toman cursos cortos", explica la cocinera Rosalba Pico.
En Salta, entre las aproximadamente seis escuelas que se han abierto, al menos tres cuentan con una estructura que soporta las búsquedas de los estudiantes salteños a la hora de concretar cosas dentro de la olla. Con tres formas de ser muy distintas, Salamanca, IGA y el Instituto Padre Roque Chielli reúnen en torno a un estudiantado interesante y lleno de expectativas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia