Mónaco escribió una importante página de su historia. Por primera vez y con menos de un mes de vida, los príncipes Jacques y Gabriella se asomaron al mundo desde el palacio real.

Un momento histórico ya que, además de la presentación de los nuevos miembros de la dinastía Grimaldi, fue la primera toma de contacto del nuevo heredero con su pueblo.

La presencia de Gad Elmaleh, padre del hijo de Charlotte Casiraghi, hija de la siempre glamorosa Carolina, fue el hecho excepcional que se robó todas las miradas, ya que es la primera vez en la que se asoma al balcón de los Grimaldi.

Los mellizos Jacques y Gabriella durmieron plácidamente mientras llovían aplausos y ovaciones sobre ellos. Envueltos en unas mantitas iguales, ambas de color crema, fue una misión imposible distinguirlos. Sin embargo, según pudimos saber, fue el Príncipe quien se encargó de llevar al heredero al comienzo de la presentación, para después dárselo a su esposa y sostener a Gabriella.

Las princesas -y orgullosas tías de los pequeños- Carolina y Estefanía, y sus primos Pierre Casiraghi,Alejandra de Hannover, Paulina y Louis Ducruet, y Camille Gottlieb también participaron de la feliz cita en la que los mellizos fueron los protagonistas..


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia