El multimillonario ruso Yuri Milner decidió donar 100 millones de dólares (92 millones de euros) al proyecto SETI (acrónimo inglés de búsqueda de inteligencia extraterrestre) que buscará, mediante radiotelescopios, durante diez años, interceptar señales de vida ET.

La iniciativa, denominada Breaktrough Listen, supondrá que radiotelescopios en Green Bank, en Virginia Occidental (EEUU), el Observatorio Parkes en Australia y el telescopio óptico del Observatorio Lick en California exploren un millón de estrellas en la Vía Láctea y un centenar de galaxias cercanas. Milner también está lanzando una carta abierta para buscar respaldos a esta búsqueda intensificada, la misiva ha sido firmada por numerosos científicos, incluyendo el físico Stephen Hawking.

"En un universo infinito, tiene que haber otra vida", dijo Hawking en la presentación del proyecto. "No hay pregunta más importante. Es el momento de comprometerse a encontrar la respuesta", remató el científico en silla de ruedas.

"Solemos conseguir de 24 a 36 horas en un telescopio por año, pero ahora vamos a tener miles de horas por año con los mejores instrumentos", dijo Andrew Siemion, uno de los líderes del proyecto, un científico de SETI en la Universidad de California, Berkeley. "Es difícil exagerar lo grande que es esto. Es una revolución", afirmó.

Los proyectos de SETI tradicionalmente buscan señales de radio u ópticas que parecen ser de una fuente artificial, por ejemplo, que se centran en la frecuencia y repiten de una manera regular.

Sin embargo la financiación ha sido irregular. A principios de 1990, la NASA patrocinó algunas búsquedas pero el proyecto fue abandonado en 1993. "En los últimos años, el apoyo total a SETI ha sido de solo medio millón de dólares, principalmente provenientes de los Estados Unidos, y todos de donaciones privadas", dijo Frank Drake, uno de los pioneros del proyecto, cuando surgió en los 70 con la NASA.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora