Frida Kahlo para chicas y chicos, de Nadia Fink, es un libro que llega en el momento justo. Ahora que el rostro de la artista mexicana se ha hecho "viral", traspolada en objetos accesorios femeninos que hacen proliferar las "Fridas" en bolsos y remeras, y ahora que la cuestión de género y el peso de la diversidad son motivo de permanente debate, llega este valioso espaldarazo literario en clave infantil. El texto editado por Chirimbote y Sudestada no le escapa a las batallas que tuvo que asumir Frida en toda su vida para llegar a ser una de las referentes más importantes del siglo XX. Arte y revolución, lucha de género, cultura originaria, enfermedad y capacidades diferentes son abordados por la autora con una sensibilidad especial. Las ilustraciones de Pitu disparan un relato diáfano, paralelo a las palabras.

En diálogo con El Tribuno, la autora, Nadia Fink, anticipó dos de los ejes sobre los cuales edificó este original relato acerca de una de las mujeres más particulares de la historia: "Hay dos cosas que no dejan de impactarme de Frida: la posibilidad de trascender el dolor y su búsqueda incansable de la felicidad", contó. Fink y Pitu están trabajando en otros personajes que integrarán, junto a Frida, esta colección que bautizaron "Antiprincesas", y que reunirá a otras mujeres ineludibles como Violeta Parra, Juana Azurduy y Alejandra Pizarnik.

¿Por qué te pareció necesario que los chicos y chicas conocieran la vida de Frida desde temprano?
Mi experiencia periodística me lleva a descubrir historias, conocer a mujeres y hombres que hicieron cosas asombrosas para su tiempo, que con su arte, con su compromiso intentaron hacer un mundo más habitable para el futuro. Desde este nuevo emprendimiento que es la editorial Chirimbote pensamos que contarles estas historias a los más pequeños sería una oportunidad para que vayan conociendo una visión del mundo que no encuentran en la tele y que muchas veces tampoco verán en la escuela. Partimos de la base de que los chicos y chicas son diversos, curiosos sensibles y abiertos por naturaleza, que luego se van estructurando a partir de imposiciones externas; así creemos que abordar la vida de una referente ineludible del siglo XX que supo transformar su dolor en arte es una manera de acompañar la curiosidad de niñas y niños, a la vez que les brindamos una mirada más transformadora y amplia de quienes nos precedieron en la historia.

¿Qué fue lo difícil y lo sencillo a la hora de encarar la escritura?
Lo difícil es cómo tratar con las y los más pequeños esos temas que no se abordan demasiado en la literatura infantil, sobre todo porque del otro lado se encuentra la mirada del adulto, que es quien suele filtrar lo que llega al público infantil. Lo sencillo fue que pudiéramos despojarnos, primero que nada nosotros mismos, de los prejuicios que debíamos enfrentar (que son los mismos que tuvo que enfrentar Frida en carne y alma) y después, confiar y no subestimar a nuestros lectores: la vida de Frida se va resolviendo con una sencillez que nos sorprende.

Frida estará dentro de la colección de las "Antiprincesas". ¿Qué debe tener un personaje para ser antiprincesa?

Llamamos "Antiprincesa" a nuestra colección porque partimos de romper con el mito de las princesas de los cuentos tradicionales que hoy siguen teniendo mucha vigencia. A partir de la quietud de esas damas que esperan a que vayan a rescatarlas, generamos una mirada crítica sobre los roles de las mujeres reales: ¿cuántas se sientan a esperar? fue nuestra pregunta inicial. Claramente, son más, desde pequeñas, las mujeres que están en movimiento: jugando, estudiando, trabajando, criando, llevando adelante responsabilidades y creando. Creemos que no se van a "desterrar" las princesas, porque están muy arraigadas en el imaginario, pero sí tratamos de proponer otra mirada, para que, volviendo a la diversidad, las niñas puedan encontrar otros espejos donde mirarse.

¿Una vida como la de Frida, destinada a un lector infantil, debe "aligerarse" o "hacerse light"?
No creemos que haya que "suavizar" los temas para trabajar con las chicas y los chicos, sí consideramos que hay que hablar en un lenguaje apropiado y sencillo (que no es lo mismo que empobrecido). Tratamos de abordarlos desde un lado humano: en ese sentido, Pitu es un gran generador de imágenes que disparan en paralelo a las palabras. Para hablar de la vida de Frida fue necesario contextualizar al México revolucionario, donde las mujeres y los hombres querían cambiar todo, reivindicaban el pasado indígena, referenciaban a los trabajadores. Sin ese contexto, no pueden entenderse tanto sus luchas. El libro no se basa en la falta ni en el dolor, sino en la trascendencia de eso a partir del arte, de la construcción colectiva, y de la alegría, tan fundamental en Frida. Respecto de su sexualidad, nos parece importante destacar la apertura que tenían en la pareja con Diego Rivera y sus elecciones desde el disfrute: así Frida tuvo amantes hombres y mujeres y puso a ese cuerpo sufriente a gozar, también en su sexualidad.

En el libro también se cuestionan parámetros como el de la belleza...
El parámetro de belleza en la sociedad es muy cruel, porque lo bonito está asociado a una perfección de Barby que está alejado de lo humano. Incluso la propia Frida sufrió discriminación en la escuela debido a su discapacidad. No vamos a cambiar años de estereotipos con un libro, pero sí creemos que depositar la belleza en características más humanas e importantes como la creatividad, el arte, la alegría y la libertad son pasos para romper esas estructuras tan dañinas, sobre todo para las niñas.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora