"Querencia...mi dulce querencia", reza la zamba de Angel Linares. Esa palabra cargada de sentimiento mañana (domingo) se traslucirá en emoción, cuando en el escenario del Teatro del Huerto se produzca el reencuentro de un "antiguo amor".

Josué Escudero, Víctor Figueroa, Cotín Cornejo y Fernando Zavalía, algún día conformaron el grupo Querencia, y ahora se reencontrarán con su público, a partir de las 20.30, en la sala de Pueyrredón 175. El destacado Julio César Reynaga estará a cargo de la armonización y la presentación. El recital es a beneficio de Conin, Las Lajitas.

"Será una velada emotiva, donde los recuerdos refrescarán la memoria. Hace ocho años fue la última vez que subimos a un escenario, seguramente los nervios se mantendrán hasta el momento de salir a escena", comentó Escudero.

Esta historia nació hace más de dos décadas. "En 1994 formamos el conjunto, siempre con la intención de despuntar el vicio. Hasta el 2004 tuvimos continuidad, llevando nuestro canto a distintos puntos del país. Se exhibía una excelente comunión con la gente. Nuestro repertorio siempre fue tradicional, pero con un estilo propio e innovador, con llamativos arreglos vocales, que aportaba el maestro Reynaga", agregó Josué.

Por esas cosas de la vida, un día decidieron tomar distintos rumbos, a pesar de mantener los lazos de amitad. "Cada año nos juntábamos para el cumpleaños de Cotín y siempre estaba la promesa de volver a cantar, pero finalmente quedaba como un anhelo. Ahora, el tema fue diferente y nos propusimos juntarnos en un teatro. También está la intención de ofrecer este espectáculo en el próximo verano", dijo el folclorista.

Josué Escudero siempre estuvo ligado a la música, desde la cuna supo "mamar" los acordes musicales. "Mi papá siempre fue orejero, pero con notables raíces folclóricas, jamás dejó de ser mi espejo. El recuerdo permanente de papá está presente en cada verso, en cada estrofa y en cada canción. Con mis cinco hermanos escuchábamos folclore en nuestra casa, además es la música que me llena el alma y el corazón. Por suerte mis hijos heredaron mi pasión y encuentran placer al pulsar una guitarra y entonar una canción", habló Escudero respecto a su familia.

Por lo pronto, la emoción invadirá mañana en el Huerto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia