La sexóloga y conductora ha logrado cambiar su figura, luego de someterse a una cirugía de by pass gástrico en 2008.
Con su nueva imagen, se animó a posar como modelo para una marca de lencería. La eligieron para realizar una campaña fotográfica por considerarla un ícono en la tendencia "anti bodyshaming", término que hace referencia a las mujeres seguras que no tienen vergüenza de su cuerpo.
Rampolla contó qué sensaciones experimentó durante la producción: "Me sentí muy sexy, linda, disfrutando de mi femineidad. Hoy celebro mis perfectas imperfecciones", puntualizó la puertorriqueña

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia