Los grandes artistas son aquellos que trascienden fronteras y tiempos, aquellos que dejan huellas indelebles en la cultura de los pueblos. Gustavo Cerati fue uno de ellos, sin dudas. Por eso, anoche, el festival ciudad emergente le rindió homenaje.
Miles de personas caminaban por las avenidas cercanas al lugar, los colectivos iban repletos, los taxis ocupados: todos peregrinaban hacia el Planetario. Grupos de amigos con equipos de mate, vecinos de la zona que aprovechaban para pasear a sus perros, ciclistas, familias enteras. Todos, desconocidos entre sí, tenían -sin embargo- algo en común: el amor por Cerati.
Sentados en las ramas de los árboles, en lonas o reposeras y, por supuesto, de pie, muchos vibraron con los primeros acordes de ese show inolvidable que se inició con "Fuerza Natural".
La banda que acompañó a Cerati en su última gira, conformada por Richard Coleman en guitarra, Fernando Nalé en bajo, Gonzalo Cordoba en guitarras, Leandro Fresco en teclados, sumó Martín Carrizo en batería -quien fue parte del disco "Bocanada"-.
"Es muy fuerte este homenaje. Con el corazón vamos a homenajear a Gustavo", dijo Laura Cerati, hermana del músico, mientras sonaba la canción que bautizó al último disco del ex Soda Stereo.
Pedro Aznar, Benito Cerati, Alejandro Lerner, David Lebón, Leo García, Miranda!, Banda de Turistas y Fernando Ruiz Díaz fueron algunos de los artistas que participaron del recordatorio que transitó algunos de los éxitos más destacados del genial compositor: "Avenida Alcorta", "Paseo Inmoral", "Crimen", "Toma la ruta"o "Marea de Venus", fueron algunos de los que sonaron en la noche porteña.
Mientras, en la superficie del planetario, se proyectaban frases del músico, dos amigas de más de treinta, lloraban conmovidas. Así, María comentó a El Tribuno: "Esto es muy fuerte, él estuvo presente toda mi vida. Todavía no puedo creer que se haya ido".
Entretanto, Pablo que cebaba unos mates en grupo, explicó: "El tipo es un grande, uno de los mejores que nos dio la música".
Durante todo el show, las personas seguían llegando: "Venimos tarde porque viajamos desde el Oeste, pero queríamos estar", aseguró Ana, que se acercó con sus amigas.
Muchas canciones pasaron hasta el momento del final, entonces Richard Coleman confesó:
"Este es un cierre a una gira que no pudo terminar. Este es nuestro homenaje, tocar los temas como Gus quería, con estos arreglos, con mis camaradas de gira", dijo, antes de versionar "Lago en el cielo" para dar paso al último tema: "Puente". Con él, Cerati cerraba usualmente sus show. Así, las treinta mil almas presentes y todos los músicos que pasaron por allí, entonaron juntos el clásico: "Gracias por venir", con el que concluye la canción y con el que concluyó un concierto lleno de emociones, un merecido homenaje a uno de los padres del rock nacional que, seguramente, desde algún rincón del universo, sonrió y se llenó de música.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora