El Festival de Cine de Cannes comenzó ayer con cielos tempestuosos, una seguridad intensificada, el estreno de la nueva película de Woody Allen y el restablecimiento de alegatos de abuso sexual contra el director de 80 años en relación con su hija adoptiva, Dylan.

Allen trajo a Cannes su romance situado en el Hollywood de los años 30 "Cafe Society", con sus estrellas Kristen Stewart y Jesse Eisenberg, para dar inicio al festival en la Riviera francesa. Pero apenas unos minutos antes de su conferencia de prensa, su hijo Ronan Farrow, en una columna publicada en el cibersitio de The Hollywood Reporter, reiteró los alegatos de abuso contra su padre. Farrow cuestionó que Cannes continuara acogiendo al cineasta y reprendió a la prensa por no hacerle "las preguntas difíciles".

"Ese tipo de silencio no solo está mal. Es peligroso", escribió Farrow. "Les envía un mensaje a las víctimas de que no vale la pena hacer denuncias. Envía un mensaje sobre quiénes somos como sociedad, sobre qué pasaremos por alto, a quién ignoraremos, quién importa y quién no".

Ningún reportero le preguntó a Allen sobre la columna de Farrow en la conferencia de prensa y el publicista del director no respondió a una solicitud de comentarios hecha por email. Allen ha negado en el pasado que haya acosado sexualmente a Dylan, alegaciones que surgieron en 1992 cuando la niña tenía siete años y el director y Mia Farrow estaban en medio de su amargo divorcio.

El hecho de que la nueva comedia de Allen inaugure este año Cannes quizá le dio demasiada prominencia como para evitar la controversia. Allen, cuya presencia en el festival es habitual, presentó en 2015 "Irrational Man", pero en un horario menos prestigioso, fuera de competencia.

La 69ª edición Cannes llega seis meses después de los ataques terroristas que cobraron 130 vidas en París, mientras Francia sigue en estado de emergencia. La seguridad se ha incrementado, con más revisiones de bolsas y búsqueda de bombas. El presidente del evento, Pierre Lescure, dice que unos 500 agentes de seguridad altamente entrenados estarán de guardia en la alfombra roja y los alrededores de su sede, el Palais des Festivals.
El primer día estaría tachonado de estrellas. Además de Stewart, "Cafe Society" trajo a Blake Lively a la Croisette. Justin Timberlake y Anna Kendrick también serenaron a los asistentes con una interpretación acústica de "True Colors" de Cindi Lauper durante un evento promocional de la nueva cinta de DreamWorks Animations, "Trolls", en la que le prestan sus voces a los personajes principales. "Somos Anna y Garfunkel", anunció Timberlake.

El jurado, que elegirá a la cinta ganadora de la prestigiosa Palma de Oro, es encabezado por el director de "Mad Max" George Miller y también incluye a Donald Sutherland, Kirsten Dunst y Mads Mikkelsen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora